Un tornado obliga a evacuar el colegio de O Telleiro y levanta los tejados de una veintena de viviendas

El colegio O Telleiro fue el primero en recibir ayer las consecuencias del tornado marino que tocó tierra en torno a las diez menos veinte de la mañana llevándose por delante parte del paseo de A Lanzada

Un tornado obliga a evacuar el colegio de O Telleiro y levanta los tejados de una veintena de viviendas

El colegio O Telleiro fue el primero en recibir ayer las consecuencias del tornado marino que tocó tierra en torno a las diez menos veinte de la mañana llevándose por delante parte del paseo de A Lanzada y arrojándolo en el patio del centro educativo. Algunas de las estacas del paseo que lo sujetaban a la arena alcanzaron la fachada del centro y el viento produjo también importantes daños en el tejado del edificio y en el pabellón escolar.
La reacción por parte de la comunidad educativa fue inmediata. “Alejamos a los niños de las ventanas como primera medida y luego acordamos la evacuación. Hubo cierto nerviosismo sobre todo entre los más pequeños cuando se fue la luz”, explica Miguel Meijón, director de O Telleiro. Cada profesor desde su móvil, porque la línea telefónica se estropeó, se puso en contacto con las familias para que viniesen a buscar a los niños al centro. “Tuvimos suerte porque en ese momento no había ningún niño saliendo para el pabellón para hacer gimnasia”, apuntó.
El centro educativo permanecerá hoy cerrado debido a los importantes daños materiales registrados en el tejado lo que provocó que en algunas clases parte de los falsos techos se cayesen. Las tejas golpearon los coches estacionados en el recinto del centro educativo.
El tornado continuó su camino arrasando los tejados de una veintena de viviendas en O Freixo, A Costiña y Tombelo, así como dos industrias que ayer valoraban los daños materiales ocasionados. Fue la vivienda de Fátima Carballa en O Freixo la que se llevó la peor parte de este temporal. El fuerte viento derribó la chimenea de la vivienda que se coló por el hueco de la escalera dejando parte de la vivienda a cielo descubierto. “Afortunadamente, nese momento non estaban os nenos e a miña sogra estaba nunha habitación da casa que non resultou afectada”, explica el propietario. El fuerte viento también se llevó por delante el tejado de un garaje anexo a la casa y el de la buhardilla. “A casa é nova. Ten sete anos e hai pouco lle puxemos o tellado. A ver como responde o seguro”, apuntó. La mujer que se encontraba en esos momentos en la vivienda tuvo que ser atendida por una crisis nerviosa. La familia de Fátima Carballa no planeaba pasar la noche en su casa. “Teremos que ir de hotel ou a casa dun familiar porque co tellado así é perigoso estar aquí dentro”, señaló su marido.
Los efectos del tornado también alcanzaron a una nave donde se construyen bateas en Dena llevándose por delante el tejado y provocó la caída de un pino de grandes dimensiones en la carretera que va de Dena a Meaño, a la altura del puente de la vía rápida, que obligó a la cortar el vial.