• Sábado, 21 de Octubre de 2017

Liberan a seis detenidos al confesar la joven que no hubo agresión sexual

Los seis hombres de entre 29 y 52 años arrestados esta semana en Gandía (Valencia) –uno de ellos por presunto abuso sexual– fueron puestos en libertad después de que la joven denunciante confesara ante el juez que se trataba de una denuncia falsa por celos.

Liberan a seis detenidos al confesar la joven que no hubo agresión sexual
La joven que presentó la denuncia se hizo pasar por una víctima de violencia de género | ep
La joven que presentó la denuncia se hizo pasar por una víctima de violencia de género | ep

Los seis hombres de entre 29 y 52 años arrestados esta semana en Gandía (Valencia) –uno de ellos por presunto abuso sexual– fueron puestos en libertad después de que la joven denunciante confesara ante el juez que se trataba de una denuncia falsa por celos, según se recoge en los autos del viernes del Juzgado de Instrucción nº1 de Gandía.

La detención se produjo el miércoles, después de que los agentes de Policía Nacional fueran alertados de que una joven se encontraba retenida en un domicilio de Gandia que compartía con los seis arrestados. Los policías detuvieron a uno como presunto autor de agresión sexual y a los otros por omisión del deber de socorro, según informó la Jefatura Superior de Policía.

Sin embargo, la denunciante manifestó dos días después en sede judicial, ante el magistrado, que “no fue víctima de ninguna agresión sexual, ya que lo denunció falsamente por celos hacia su pareja”, como recoge la resolución. El arrestado por agresión –de origen pakistaní– quedó automáticamente en libertad, aunque el juez de Gandia acordó autorizar su expulsión de España e internamiento provisional hasta un máximo de 60 días en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores de Valencia, a la vista de los datos que aportó sobre su situación el Grupo de Extranjeros de la Jefatura Superior de Policía.

Sin papeles

El magistrado entiende que “existen suficientes datos para concluir que se encuentra en España en situación ilícita, o cuando menos, irregular”, dado que le consta una expulsión acordada por la Subdelegación de Gobierno en octubre de 2016. Asimismo, indicó que “no goza de arraigo personal, familiar o profesional” en España, lo que “permite presumir su disposición favorable a fugarse con el objeto de evitar la expulsión”, al igual que “no justificar intentos o solicitudes de legalizar su situación” en el país.

El juez justificó la expulsión en que “la seguridad o el orden público pueden verse comprometidos si el detenido queda en libertad”, a causa de “la actividad ilegal y el modo de vida que venía desarrollando”. Los otros cinco detenidos el miércoles –tres pakistanís, un argelino y un cubano– por un presunto delito de omisión del deber de socorro también quedaron en libertad tras declarar la joven que la denuncia era falsa. l