• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Protección Civil de Ribadumia retira su mayor colmena de avispa velutina, de 1,15 metros

Hace ya tiempo que en Protección Civil de Ribadumia la lucha contra la avispa asiática velutina se ha convertido en un quehacer diario. Sin embargo, el hallazgo de esta semana ha sorprendido a los voluntarios, veteranos ya en las lides contra el insecto invasor.

Protección Civil de Ribadumia retira su mayor colmena de avispa velutina, de 1,15 metros

Hace ya tiempo que en Protección Civil de Ribadumia la lucha contra la avispa asiática velutina se ha convertido en un quehacer diario. Sin embargo, el hallazgo de esta semana ha sorprendido a los voluntarios, veteranos ya en las lides contra el insecto invasor.
La alerta saltaba en el pazo da Pedreira de Sisán, donde avisaban de un nido de velutina en lo alto de un árbol.
El álamo era de tal alzada que no había forma de hacerse con la colmena, así que los efectivos de Protección Civil solicitaron permiso a los propietarios de la finca para talar el ejemplar. Solo así, explicaban, podían acceder para hacer frente al enjambre.
 

De récord
Desde abajo, en la distancia, el nido parecía de los grandes, pero la sorpresa llegó cuando lo tuvieron en el suelo: Se habían enfrentado a colmenas de gran tamaño, pero lo que tenían esta vez entre manos superaba con mucho todas sus experiencias anteriores.
Desde la Agrupación indicaban que las medidas del nido eran de vértigo: Un largo de 1,15 metros y un diámetro de unos 40 centímetros, como una tubería y no de las pequeñas.
“De pé, pasábame da cintura”, detallaba uno de los efectivos de Protección Civil, asombrados por la envergadura de la estructura.

El trabajo de lucha contra la velutina no cesa, de hecho, señalan, empeora año a año. Después de un verano de récord en intervenciones, en otoño la cosa fue incluso a peor.
En esta época están retirando una media de tres nidos diarios dentro del término municipal de Ribadumia. “Nunca menos de dous ao día”. “O domingo pasado sacamos catro e ao día seguinte, luns, outros tres”. Y así jornada tras jornada.
Aunque las alertas por la proliferación de las colmenas de velutina llegan desde todos los puntos de la localidad, sí advierten que la parroquia de Sisán es la que más avisos genera, quizás por la proximidad de la costa y el paso del río por el entorno, aventuran. La avispa asiática, definitivamente, ha venido para quedarse.