• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Alcampo rebosa en su puesta de largo

Tras muchos meses, e incluso años, hablando de su llegada, Alcampo inauguró ayer su centro en Vilagarcía y las expectativas se hicieron realidad. Realidad en forma de enormes filas para acceder al recinto

Alcampo rebosa en su puesta de largo

Tras muchos meses, e incluso años, hablando de su llegada, Alcampo inauguró ayer su centro en Vilagarcía y las expectativas se hicieron realidad. Realidad en forma de enormes filas para acceder al recinto, ya fuese en coche o a pie, pero también en su interior. También en forma de carritos llenos, en los que ya no cabía ni un alfiler.
El hipermercado de As Carolinas abrió sus puertas a las nueve de la mañana y ya eran muchos los que esperaban para no perderse las novedades y ofertas del día. Fueron recibidos por los empleados con una rosa, un detalle que gustó a los asistentes.
La abundancia fue la gran protagonista de la jornada, con expositores de productos frescos a rebosar, siendo uno de los más demandados el de pescados y mariscos .
Los clientes que ayer se acercaron a las instalaciones de As Carolinas destacaron asimismo el buen trato recibido por parte de los empleados y la rapidez tanto a la hora de atender como de resolver cualquier duda.
Plantilla formada
Cabe recordar que la plantilla de Alcampo, compuesta por 150 trabajadores, recibió más de 9.200 horas de formación. Un cinco por ciento de los empleados tienen algún tipo de discapacidad, lo que muestra la apuesta por la firma por la integración y por el impulso de la igualdad en todos los ámbitos. Las personas contratadas se seleccionaron a través del Servicio Público de Empleo
El compromiso de Alcampo con el sector productivo y con el empleo también queda patente en su apuesta por proveedores locales, con los que alcanzó acuerdos para surtir su sección de productos frescos, la más demandada durante la jornada inaugural .
El olor a mar inundó la sala de ventas, procedentes de productos de las lonjas de Cambados y Carril, que abastecen a Alcampo en menos de doce horas. Y precisamente el marisco fue uno de los protagonistas del primer día de actividad en As Carolinas, o al menos uno de los que más curiosidad suscitó.
Alcampo ya buzoneó por Vilagarcía y municipios próximos folletos con las ofertas para estos días. Y es que el objetivo primordial de la firma es atraer al municipio a personas de otras zonas que, hasta ahora, se iban a comprar a ciudades más grandes. En este sentido, desde la firma lanzan un mensaje de tranquilidad a comercio local y otras cadenas de alimentación.
Aunque la amplia gama de productos de Alcampo no está únicamente destinada a saciar el apetito, sino que también se pueden encontrar artículos de vestir, electrodomésticos, electrónica y tecnología. Asimismo, los juguetes y otros artículos de regalo juegan un importante papel, sobre todo teniendo en cuenta que el hipermercado abre sus puertas ya inmerso en la campaña de las fiestas navideñas.
Ni un coche más
El interés suscitado por la apertura del Alcampo fue enorme durante todo el día, pero especialmente intenso a primera hora de la tarde, cuando el personal de seguridad tuvo que posicionarse a la entrada del parking para comunicar que ya no podía entrar ni un solo coche más.
El aparcamiento cuenta con 350 plazas y el hipermercado dispone asimismo de una gasolinera low cost con sistema de pago por reconocimiento de matrícula.
Comodidades que pretenden hacer más fácil la vida de los clientes, y a las que se suman el uso de nuevas tecnologías en la sala de ventas. Una APP que informa sobre en qué pasillo está el producto buscado y avisa del turno en las diferentes secciones; instalaciones adaptadas a las personas con discapacidad, con mostradores adaptados, bucles de inducción magnética y un servicio de video interpretación en lenguaje de signos; o talleres educativos para dejar a los niños mientras los padres hacen la compra, son algunos de los servicios que ofrece Alcampo.
Los que prefieran comprar sin moverse del sofá pueden hacerlo por internet y elegir dos opciones: Recibir el pedido en casa o recogerlo en unas taquillas refrigeradas a la hora que prefieran.