• Martes, 26 de Septiembre de 2017

El boom de gasolineras en Arousa suma dos estaciones en Rubiáns y Cambados

La comarca de O Salnés y su área de influencia está viviendo un auténtico boom de construcción de nuevas gasolineras. De hecho, a las cuatro ya anunciadas en Meis, Vilanova, Sanxenxo y Caldas de Reis,

El boom de gasolineras en Arousa suma dos estaciones en Rubiáns y Cambados
La gasolinera “low cost” se instalará en una parcela de Rubiáns que perteneció a una empresa de remolques | d. a.
La gasolinera “low cost” se instalará en una parcela de Rubiáns que perteneció a una empresa de remolques | d. a.

La comarca de O Salnés y su área de influencia está viviendo un auténtico boom de construcción de nuevas gasolineras. De hecho, a las cuatro ya anunciadas en Meis, Vilanova, Sanxenxo y Caldas de Reis, se suman ahora dos nuevas estaciones de servicio en Vilagarcía y Cambados. La primera se ubicará concretamente en la recta de Rubiáns y será de tipo “low cost” pues ahorra costes en cuestiones como el personal, ya que será “desatendida durante las 24 horas del día”.


Ambos proyectos se encuentran actualmente en fase de evaluación ambiental con un plazo de alegaciones abierto en la Consellería de Medio Ambiente que expira el próximo día 15. En el caso del cambadés, la empresa promotora, la santiaguesa Sociedad Puntos Bajo Coste, ha elegido una parcela ubicada en As Laxes, justo en la salida de Corvillón de la Vía Rápida. Contará con personal para suministrar y cobrar el servicio, además de una zona de lavado para coches y un edificio para la venta de otro tipo de productos y aseos.

Sistemas automáticos
Esta red de gasolineras estuvo en el foco de la polémica pues apuesta por la automatización y las nuevas tecnologías. Sin embargo, siempre ha defendido no ser una “low cost”, es decir, que no ahorra en cuestiones como la contratación de trabajadores y en este caso contará con dos empleados, que atenderán el área de 7 a 23 horas.


La nueva estación de Vilagarcía sí encaja en esa denominación pues funcionará con dos surtidores y sistemas de pago automáticos –en efectivo y con tarjeta– durante todo el día. De hecho, en el proyecto presentado ante Medio Ambiente, la empresa señala que se ha habilitado un centro de control en sus instalaciones centrales, ubicadas en Jaén, desde el que “se vigilarán todos los días durante las 24 horas”, tanto las cámaras de seguridad como todos los mecanismos para “realizar un seguimiento continuo del funcionamiento normal de la unidad de suministro y detectar un posible funcionamiento anómalo que pudiera derivar en cualquier incidente ambiental o de otra naturaleza”. También señala, entre otras cosas, que contará con un sistema automático de detección y extinción de incendios y que “existirá personal disponible las 24 horas” para “poder desplazarse y asistir cualquier circunstancia posible”. Pero además, la empresa andaluza es una reconocida compañía “low cost” en expansión. En cuanto a las instalaciones en sí, destacan por su sencillez pues a mayores de las islas de repostaje y pago, solo tendrán unas marquesinas protectoras y un panel de precios, aunque apuesta por otras facilidades como la detección e identificación de matrículas para agilizar los pagos de clientes habituales, entre otras cuestiones.

La tercera en este tramo
Actualmente en la parcela hay una nave del negocio anterior –una empresa de remolques–, que será demolida. Las nuevas instalaciones ocuparán un total de 1.587 metros cuadrados de los 1.706 que mide la finca y se ha diseñado como un espacio diáfano, sin cierres. Será la tercera área de servicio que hay en menos de un kilómetro de este tramo de la N-640 A.