• Lunes, 11 de Diciembre de 2017

La defensa del parricida de Moraña alega “trastorno mental transitorio”

El juzgado de instrucción número 1 de Caldas de Reis (Pontevedra) ha dictado auto de apertura de juicio oral contra David Oubel, acusado de los asesinatos de sus dos hijas menores de edad en Moraña en el verano de 2015.

La defensa del parricida de Moraña alega “trastorno mental transitorio”
David Oubel en su primera declaración ante el juez	d.a.
David Oubel en su primera declaración ante el juez d.a.

El juzgado de instrucción número 1 de Caldas de Reis (Pontevedra) ha dictado auto de apertura de juicio oral contra David Oubel, acusado de los asesinatos de sus dos hijas menores de edad en Moraña en el verano de 2015.

En el auto se señala como órgano competente para el enjuiciamiento al tribunal del juraod que se formará en la Audiencia Provincial de Pontevedra.

A finales de enero se celebró la audiencia preliminar en la que tanto la Fiscalía como la acusación particular solicitaron la apertura de juicio oral, petición a la que no se opuso la defensa.

Ya en esa vista, el Ministerio Público ratificó su petición de prisión permanente revisable para el acusado, al que atribuye dos delitos de asesinato, cualificados por la alevosía y agravados por el hecho de que las víctimas, sus hijas, eran menores de 16 años.

Por su parte, la acusación particular personada en la causa también solicita la pena de prisión permanente revisable para el parricida de Moraña.


La defensa de David Oubel, por su parte, alega “trastorno mental transitorio” y pide que se contemple como eximente completa, para tratar de aludir así el ingreso en prisión.

Ya durante la vista que se celebró el 31 de enero, y en la que Oubel compareció por videoconferencia, la Fiscalía y la acusación instaron la apertura de juicio oral, petición a la que no se opuso el letrado de la defensa.

Según sostiene la Fiscalía, entre las 8,30 y las 11,00 horas del 31 de julio de 2015, el acusado se encontraba en su domicilio en Moraña con sus dos hijas, pasando juntos el periodo de visitas de las vacaciones (los progenitores están separados), cuando se desencadenaron los hechos. Así, mantiene que David Oubel, “con evidente ánimo de acabar con su vida y con la finalidad de evitar cualquier posibilidad de defensa o huida de las menores”, les hizo ingerir tres fármacos, “para adormecerlas o al menos lograr que estuviesen con un nivel bajo de conciencia”, antes de asesinarlas utilizando una sierra eléctrica y un cuchillo de cocina. Posteriormente, el hombre se autolesionó y fue trasladado a un centro hospitalario, antes de pasar a disposición del juzgado de Caldas, que decretó su ingreso en prisión provisional.