Los delitos de violencia de género fueron los únicos que no descendieron en O Salnés

Los delitos de violencia de género fueron los únicos que no descendieron en O Salnés. Así lo constató ayer el capitán de la Guardia Civil de Vilagarcía, José María Rancaño. La Compañía, que abarca 17 términos municipales de O Salnés

Los delitos de violencia de género fueron los únicos que no descendieron en O Salnés
Los guardia civiles asistieron a la tradicional misa del Pilar a las 12 en la iglesia parroquial | gonzalo salgado
Los guardia civiles asistieron a la tradicional misa del Pilar a las 12 en la iglesia parroquial | gonzalo salgado

Los delitos de violencia de género fueron los únicos que no descendieron en O Salnés. Así lo constató ayer el capitán de la Guardia Civil de Vilagarcía, José María Rancaño. La Compañía, que abarca 17 términos municipales de O Salnés y Ulla Umia, registró por segundo año consecutivo un descenso de la delincuencia.
“La única espina que tenemos clavada es la de la violencia de género, que son los delitos que no bajan”, lamentó Rancaño, que explicó que los agentes realizan un seguimiento “pormenorizado de cada caso, pero es difícil entrar en las casas. Sobre todo, tratamos de concienciar”.
Por lo demás, la subdelegada del Gobierno informó hace unos días en O Grove de que la delincuencia bajó un 2,5 por ciento en las comarcas arousanas. Un descenso que se da tanto en los delitos de robo y hurtos como en los de tráfico de drogas. Con este balance positivo, la Guardia Civil celebró ayer un Día del Pilar que estuvo marcado por la contención. Al igual que en el resto de la provincia, los agentes de Vilagarcía asistieron a la celebración religiosa, que consistió en una misa en la iglesia parroquial de Santa Eulalia de Arealonga. El tradicional ágape se suspendió este año “en solidaridad por los que lo están pasando mal en Cataluña, en este momento de fractura social, no solo los agentes sino también los ciudadanos”, aseguró Rancaño, que garantizó que “nuestra preocupación es seguir estando ahí para llevar la paz allá donde hay peligro”.


La Guardia Civil puede presumir en la comarca de contar con personal. “No bajamos del cinco por ciento de faltas”, aseguró Rancaño, que destacó también que se trata de una plantilla joven. “A veces hay cuarteles cerrados porque funcionamos por grupos operativos, lo que significa tener patrullas en la calle”, explica. Menos suerte hay en lo material, ya que la Guardia Civil de Vilagarcía continúa a la espera del nuevo cuartel. La Dirección General de Infraestructuras no se plantea la construcción de las nuevas infraestructuras al menos hasta 2020.
 

Respaldo de otros cuerpos
El instituto armado tuvo en su día el respaldo de otras instituciones y fuerzas de seguridad. En la misa del Pilar estuvieron presentes concejales del Partido Popular y también los jefes de la Policía Local y de la Policía Nacional, María del Carmen Roca y Juan José Díaz Jiménez. Se trata del primer acto institucional para el hombre que, desde hace un mes, se encuentra al mando de la Comisaría. Díaz Jiménez reconoció los problemas de personal pero confía en que comiencen a solucionarse con la promoción que sale el próximo verano. Su meta es contar con el 90 % de los efectivos que marca el catálogo.