• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Un detenido por disparar a su expareja declara que la confundió con un ladrón

Un hombre pasó la noche en los calabozos de la Policía Nacional tras disparar a su exmujer, que entró en la casa de este por una ventana. Los hechos se produjeron sobre las siete.

Un detenido por disparar a su expareja declara que la confundió con un ladrón
Los hechos tuvieron lugar en una vivienda situada en la calle Cruceiro, de Galáns, cerca del poblado gitano | gonzalo salgado
Los hechos tuvieron lugar en una vivienda situada en la calle Cruceiro, de Galáns, cerca del poblado gitano | gonzalo salgado

Un hombre pasó la noche en los calabozos de la Policía Nacional tras disparar a su exmujer, que entró en la casa de este por una ventana. Los hechos se produjeron sobre las siete y media de la mañana en la calle Cruceiro, de Galáns, y hasta allí se desplazaron agentes de la Policía Nacional, Local y una ambulancia de Urxencias Médicas.
El hombre, que tiene 55 años de edad y responde al nombre de José Manuel, fue arrestado por un delito de lesiones y ante los agentes declaró que pensó que la mujer era un ladrón y que disparó, con una escopeta, por “miedo”.
La mujer, que responde a las iniciales de A.E. y tiene 54 años, recibió un disparo en el hombro. Fue trasladada en primer término al Hospital do Salnés y desde allí se derivó a Montecelo, donde permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos. Sin embargo, en ningún momento los médicos temieron por su vida, ya que la herida no afectó a ningún órgano vital. El traslado a la UCI pontevedresa viene dado porque los facultativos consideran que así pueden tener un seguimiento más intensivo de su herida. En el centro de Ande fue atendida en Urgencias y no se le llegó a intervenir.
 

Testimonio clave
Su testimonio será clave para la investigación en la que, de momento, siguen abiertas todas las hipótesis. El hombre declaró en sede policial que se “asustó” cuando escuchó que alguien había entrado en su vivienda, por lo que cogió la escopeta.
El detenido pasó toda la noche en los calabozos y está previsto que hoy pase a disposición judicial. El hombre atribuye los hechos a un presunto robo y, en un primer momento, se le acusa de un delito de lesiones, aunque no se descarta que finalmente sea acusado de más.
Los hechos tuvieron lugar en una vivienda situada en el poblado de Galáns. Tanto la mujer como el hombre son de etnia gitana. Tras los hechos, que se produjeron a primera hora de la mañana, la normalidad volvió a la zona, donde los vecinos guardan silencio.
El detenido había estado casado con la mujer, aunque ya llevaban un tiempo separados. Antes, ambos habían residido en la vivienda de la calle Cruceiro, a la que ella decidió regresar en la noche del miércoles al jueves. Por el momento, se desconocen los motivos por los que la mujer entró en el inmueble a través de una ventana, por lo que será clave su declaración.