• Martes, 12 de Diciembre de 2017

La Diputación prevé iniciar tras el verano el proyecto de seguridad vial en la carretera de San Vicente

La mejora de la carretera provincial EP-9106 de San Vicente de O Grove está cada vez más cerca de ser una realidad. La Diputación de Pontevedra acaba de aprobar en Xunta de Goberno el convenio que permitirá ejecutar uno de los proyectos del Plan de Actuacións

La Diputación prevé iniciar tras el verano el proyecto de seguridad vial en la carretera de San Vicente
Plano de la actuación prevista en la carretera de San Vicente | cedida
Plano de la actuación prevista en la carretera de San Vicente | cedida

La mejora de la carretera provincial EP-9106 de San Vicente de O Grove está cada vez más cerca de ser una realidad. La Diputación de Pontevedra acaba de aprobar en Xunta de Goberno el convenio que permitirá ejecutar uno de los proyectos del Plan de Actuacións 2017-1018 del departamento de Mobilidade provincial para O Salnés, y que tendrá una inversión de 542.261,73 euros. La institución provincial asumirá el 80% del coste de la actuación, y el Concello de O Grove el 20% restante.


En estos momentos ya está finalizado el proyecto, solicitado el informe a Patrimonio y conseguidas las cesiones necesarias para la ampliación de la plataforma del vial en algunos trechos. Los siguientes pasos serán la firma del convenio por parte de representantes de las instituciones provincial y municipal y la autorización del departamento de la Xunta. La intención es poder comenzar las obras después del verano y, de no tener entonces el informe autonómico, se buscará la fórmula para poder iniciar los trabajos en las áreas en las que no haya elementos catalogados patrimonialmente.


Según explicó el diputado Uxío Benítez, la Diputación de Pontevedra “está concienciada sobre a necesidade de aumentar a seguranza viaria en toda a rede de estradas da provincial, facendo especial fincapé nos tramos que transcorren por espacios urbáns ou núcleos rurais “. El objetivo es conformar un entorno viario seguro y tranquilo, fomentando la convivencia de todos los medios de transporte y sistemas de desplazamiento y repartir de forma equitativa el espacio público.


Teniendo en cuenta esos parámetros, el organismo provincial valoró a situación da estrada EP- 9106 que va desde la Praia Carreiro por los núcleos rurales de Outeiro y San Vicente Igrexa. Esta infraestructura viaria también sirve de acceso a la Praia de Area Grande y a la praia de Carreiro que asume un importante tránsito peatonil. “A presenza da estrada provincial e o tránsito de vehículos coas actuais características, atravesando o núcleo, dificulta a mobilidade en condicións de seguridade en especial dos peóns e persoas en bicicleta”, reconoce el diputado, para reiterar que la intención de las obras es lograr un espacio público de seguridad para las distintas movilidades (peatonal, ciclista y a motor).


Teniendo en cuenta que la carretera de San Vicente tiene un largo de apenas cinco metros, insuficientes para albergar un itinerario peatonal seguro a lo largo de toda la actuación, el proyecto creará de forma diferenciada espacios reservados a peatones y ciclistas mediante una senda y espacios de convivencia, empleando criterios de seguridad y movilidad sostenible en un trecho de 900 metros aproximadamente. La senda peatonal y ciclista tendrá 2,5 metros de largo (salvo estrechamientos puntuales de 1,80 metros, en los que se cumple la accesibilidad) y discurrirá por el margen derecho entre los puntos PQ 0+020 e PQ-0+123, así como entre el PQ 0+515 y PQ 0+877. Transcurrerá al mismo nivel que el carril de circulación y se ejecutará un pavimento de hormigón diferente al color oscuro do aglomerado de la calzada.


Dado que en el ámbito del proyecto se atraviesa un núcleo tradicional histórico con edificaciones muy próximas a la carretera, la senda prevista no se podrá prolongar en ese tramo y se plantea como solución la creación de zonas de convivencia entre peatones, ciclistas y vehículos, siempre con prioridad para als personas. Para conseguirlo, es preciso fomentar una disminución de la velocidad –con reductores físicos de velocidad y señalización vertical y horizontal- y una diferencia muy marcada del pavimento utilizado con respecto a las carreteras tradicionales. Así, en lugar de aglomerado, la carretera será de hormigón en su totalidad.


Por otra parte, habrá también un pequeño trecho de aceras en la zona del cruce (16 metros), donde se ampliarán de los 1,5 metros actuales hasta un mínimo de 2,5 metros. Allí también se instalará un paso de peatones elevado.