• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Los “foto-rojo” llevan más de un año desconectados y Ravella aún no tiene claro su futuro

Hace un año que el Concello decidió desactivar de manera provisional las cinco cámaras semafóricas; los llamado “foto-rojo” porque precisamente su función era captar a los infractores que se saltaban los semáforos.

Los “foto-rojo” llevan más de un año desconectados y Ravella aún no tiene claro su futuro
Uno de los cinco semáforos con cámara instalado en la ciudad, en Agustín Romero| gonzalo salgado
Uno de los cinco semáforos con cámara instalado en la ciudad, en Agustín Romero| gonzalo salgado

Hace un año que el Concello decidió desactivar de manera provisional las cinco cámaras semafóricas; los llamado “foto-rojo” porque precisamente su función era captar a los infractores que se saltaban los semáforos. La decisión partía de una sentencia donde se declaraba que el sistema no era válido para multar al carecer el sistema de un control meteorológico; una carencia técnica que abrió la puerta a la anulación de todas las multas impuestas mediante este sistema. Sin embargo, el gobierno local también recibió sentencias a su favor, desestimando la pretensión del multado, y la decisión definitiva sobre si mantenerlo o retirarlo de manera definitiva no llega. 
Fuentes municipales señalaron ayer que, un año después,  siguen recibiendo resoluciones con argumentos contradictorios y que por eso “se están recopilando todos los fallos” para su análisis técnico y jurídico por parte de la secretaria municipal y la Policía Local. Estas emitirán sendos informes y será cuando se decida si se reactiva el servicio o se elimina. Con todo, Ravella no se ha puesto un plazo para tomar la decisión y si el objetivo es esperar a recibir todas las resoluciones judiciales al respecto, la decisión puede demorarse meses o incluso más. 
No es el primer municipio que se enfrenta a esta situación por un sistema muy criticado por los conductores, pero muy defendido por las autoridades locales sobre todo en cuanto a la seguridad de los peatones; una materia especialmente sensible en Vilagarcía tras aquel 2008 donde se registraron fallecidos y heridos graves por atropellos. 
En O Grove, por ejemplo, retiraron el “foto-rojo”  incluso antes de recibir resoluciones judiciales contrarias. En grandes ciudades como Lugo o A Coruña también han tenido quebraderos de cabeza, pero siguen multando. l