El gobierno cede ante el BNG, baja el IBI al 0,55 y se garantiza la aprobación

Si nada se tuerce a última hora el gobierno local socialista sacará hoy adelante su propuesta de bajada del IBI urbano con el apoyo del BNG y del voto de calidad del alcalde.

El gobierno cede ante el BNG, baja el IBI al 0,55 y se garantiza la aprobación
BNG y PSOE votarán a favor del tipo impositivo del IBI a un 0,55	g. salgado
BNG y PSOE votarán a favor del tipo impositivo del IBI a un 0,55 g. salgado

Si nada se tuerce a última hora el gobierno local socialista sacará hoy adelante su propuesta de bajada del IBI urbano con el apoyo del BNG y del voto de calidad del alcalde. Los portavoces de las diferentes formaciones presentes en la Corporación mantenían ayer un último encuentro para acercar posturas sobre el tipo impositivo de la “contribución” para el año 2017. Finalmente, y acorralados por su minoría, el ejecutivo socialista ha cedido a las peticiones del BNG y ha aceptado rebajar el porcentaje del 0,56 que proponía inicialmente al 0,55 que los nacionalistas estipularon como línea roja para su apoyo. La previsible abstención de Somos Maioría, que insistió por activa y por pasiva en aprobar una bajada del 0,54 pero que no votará en contra de una rebaja sustancial en la tasa, permitirá al gobierno sacar adelante la modificación con el voto de calidad del alcalde. Esquerda Unida, en el marco de las comisiones informativas de ayer, se abstuvo, aunque defenderá en el Pleno la apuesta por el 0,52 en su moción. Una cifra que el grupo municipal del Partido Popular también ve viable. De hecho los conservadores votarán en contra de la propuesta final del 0,55. No así el equipo de Varela que, informe de Intervención en mano, señala que una bajada tan brusca implica la supresión de servicios básicos en Ravella.

paso atrás
Hasta cuatro reuniones necesitó el gobierno local para ceder a la presión de la oposición y garantizarse la aprobación de una revisión que resulta fundamental para elaborar el Presupuesto de 2017. El BNG flexibilizaba una dura postura inicial, en la que exigía el 0,50, y planteaba al ejecutivo socialista un 0,55 que finalmente se acordaba ayer.
Pese a que el propio gobierno manifestaba públicamente el viernes que la bajada de un punto en el tipo impositivo podría implicar pérdida de bonificaciones, lo cierto es que se mantendrán igualmente, así como la bolsa de dinero para ayudar al pago del recibo del IBI a las familias que no puedan afrontarlo. PSOE y BNG, unidos en la votación de hoy, tendrán que solventar sus futuras desavenencias sobre el tipo impositivo que debe existir al final del mandato. Y es que los socialistas apuestan por un 0,54, mientras que los nacionalistas son mucho más ambiciosos y apuntan a un 0,50 para contrarrestar las consecuencias de la revisión catastral.