El Juzgado condena al Puerto a darle cesta de Navidad a la plantilla

El Juzgado de lo Social número 1 de Pontevedra condena a la Autoridad Portuaria de Vilagarcía a entregar a los trabajadores el aguinaldo que suprimió las navidades pasadas.

El Juzgado condena al Puerto a darle cesta de Navidad a la plantilla
La decisión de Sagrario Franco de suprimir la cesta es censurada por los tribunales| gonzalo salgado
La decisión de Sagrario Franco de suprimir la cesta es censurada por los tribunales| gonzalo salgado

El Juzgado de lo Social número 1 de Pontevedra condena a la Autoridad Portuaria de Vilagarcía a entregar a los trabajadores el aguinaldo que suprimió las navidades pasadas. La sentencia, que no es firme y contra la que cabe recurso, da la razón a los sindicatos, que recurrieron a los tribunales ante la negativa de la presidenta, Sagrario Franco, a rectificar.
La sentencia sigue la línea marcada por el Tribunal Supremo en una sentencia dictada hace tan solo varios meses y en la que se establece que la cesta de Navidad es un “derecho adquirido” y que no se puede suprimir ni siquiera aunque la empresa entre en crisis.
Por ello, los delegados sindicales confiaban en ganar la batalla judicial contra la presidencia de Sagrario Franco, que en todo momento evitó explicar públicamente la decisión que sorprendió a los trabajadores durante las pasadas celebraciones navideñas.
El fallo del Juzgado de lo Social no solo establece que el Puerto deberá entregar cesta de Navidad a sus trabajadores en los próximos años, sino también que tiene que darles el aguinaldo que se suprimió, es decir, el de 2016. Por el momento, no se sabe qué decisión adoptará la rada sobre si recurrir o no la sentencia.
Motivos económicos
La presidenta de la Autoridad Portuaria no explicó a la plantilla la decisión de suprimir la cesta, que cogió a todos por sorpresa ya que se trata de una tradición muy asentada en la rada. Sin embargo, la directora, Begoña Mesejo, aseguró ante los delegados sindicales que la medida respondía a un informe de Intervención que, eso sí, nunca llegaron a ver los representantes de la plantilla.
Fue precisamente por esta ausencia de explicaciones por lo que la mayor parte de los sindicatos con representación en el Puerto, y aquellos que ostentan la presidencia y secretaría del comité de empresa, CCOO y CIG, decidieron debatir el asunto en una asamblea de trabajadores.
La plantilla decidió recurrir a los tribunales por una amplia mayoría en una asamblea que se celebró el 26 de enero. La decisión fue posteriormente ratificada por el comité de empresa y en febrero se presentaba la denuncia ante el Juzgado de lo Social. Antes de eso, los trabajadores lo intentaron por la vía del diálogo a través de Xabier Ríos, que instó a Franco a rectificar en un Consejo de Administración, pero sin éxito. l