• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

El kiosco de Arzobispo Lago será un centro de difusión turística y municipal

El Concello de Vilagarcía convertirá el kiosco de Arzobispo Lago, que llega un tiempo en desuso, en un centro de difusión de las actividades deportivas, culturales que se llevan a cabo en el municipio, pero también de determinados programas puestos

El kiosco de Arzobispo Lago será un centro de difusión turística y municipal
La parte que da al paso de peatones tendrá un monitor de imágenes | g.s.
La parte que da al paso de peatones tendrá un monitor de imágenes | g.s.

El Concello de Vilagarcía convertirá el kiosco de Arzobispo Lago, que llega un tiempo en desuso, en un centro de difusión de las actividades deportivas, culturales que se llevan a cabo en el municipio, pero también de determinados programas puestos en marcha por el gobierno local y que sean “de especial interese para a cidadanía”. Funcionará también como un punto de información para visitantes y turistas.

Tras algo más de un año de incertidumbre sobre el uso que se le iba a dar a estas céntricas instalaciones, el ejecutivo socialista anuncia que ya hay un proyecto en marcha y que, lo que se pretende, es recuperar el quiosco para su uso público..


La primera vez que el quiosco salió a concesión fue durante la etapa del socialista Javier Gago en la Alcaldía. Entonces se puso como condición que las instalaciones deberían dedicarse a la venta de prensa y golosinas. Años más tarde, el uso cambió y el pentágono se dedicó a la exposición de joyas u otro tipo de productos de artesanía. La decisión del ejecutivo de Alberto Varela de recuperar su gestión llegó cuando los anteriores concesionarios anunciaron que lo iban a dedicar a la exposición de productos de telefonía móvil,


Un proyecto de Jorge Jiménez
Para recuperar las instalaciones, Ravella abonó a los antiguos concesionarios 7.500 euros. Ahora invertirá 24.519 más para reformar el quiosco y convertirlo en un centro de difusión turístico y municipal. El proyecto fue encargado al diseñador Jorge Jiménez, que hizo un diseño acorde con las directrices marcadas por el gobierno local.

El proyecto aprovecha tanto la estructura del quiosco como los cierres e interviene en los revestimientos. Al exterior se le dará interés a los cajones centrales a cinco caras, donde uno de ellos, el que da al paso de peatones, llevará un monitor de imágenes para información dinámica.
Los otros cuatro se dotarán de cajas de luz donde se colocarán carteles informativos de actividades puntuales. Los vidrios libres, explican desde Ravella,, se aprovecharán para la colocación de carteles que se sustituirán con cierta periodicidad.

En la parte superior, el kiosco llevará una tira perimetral de texto con el nombre de todas las parroquias, barrios y zonas que conforman Vilagarcía.
La actuación prevé el pintado del aluminio de color marrón oscuro para dar una imagen más actual a la construcción. En cuanto al interior, se forrará de madera noble de imitación, mientras que el pavimento se forrará de madera de imitación de PVC y se colocará un mostrador para futuros usos que requieran de una atención personalizada.

Ubicación privilegiada
Fue en mayo del año pasado cuando el Concello se decidía a recuperar el quiosco de Arzobispo Lago para uso público. “O seu emprazamento no centro da cidade e a propia fisonomía da instalación foron as principais razóns polas que se optou por darlle un uso promocional e convertelo nun punto de información”, apuntan desde Ravella.

Por el momento, desde el ejecutivo socialista no concretan datos sobre cuándo comenzarán las obras y cuál es el plazo que se prevé para su ejecución.
“Ademais de ofrecer un novo servizo a cidadáns e turistas, esta actuación permite recuperar para uso público unhas instalación que non tiña un uso estable e que se estaba botando a perder no mesmo centro da cidade, e nunha praza remodelada non hai moitos anos”, dicen desde Ravella.