• Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

Las lonjas arousanas rozan los 30 millones de euros de facturación en lo que va de año

Buen inicio de año para el sector pesquero y marisquero de la Ría de Arousa. Al menos así se refleja en los datos oficiales de facturación de las lonjas que a escasas semanas para el ecuador de 2017 ya rozan los 30 millones de euros de ingresos.

Las lonjas arousanas rozan los 30 millones de euros de facturación en lo que va de año
Imagen de la lonja de Carril, con un importante peso del marisco en la subasta |
Imagen de la lonja de Carril, con un importante peso del marisco en la subasta |

Buen inicio de año para el sector pesquero y marisquero de la Ría de Arousa. Al menos así se refleja en los datos oficiales de facturación de las lonjas que a escasas semanas para el ecuador de 2017 ya rozan los 30 millones de euros de ingresos. En total en lo que va de año las subastas de la Ría suman 29.001.986 euros derivados de las rulas, una cifra ligeramente inferior al mismo periodo de 2016. Eso sí, Ribeira continúa llevándose la parte mayor de esta cifra global dado que, y con mucha diferencia respecto al resto de lonjas, suma ya 15.238.365 euros de facturación. La gran importancia de la pesca de bajura y también de la de altura hacen quela lonja de O Barbanza sea no solo la más importante de Arousa, sino incluso de Galicia.


Pese a que los datos son buenos comparando con anualidades anteriores, tan solo cuatro lonjas de la Ría suben en facturación en este primer tramo del año respecto de 2016. Son Carril, Vilanova, A Illa y Cabo de Cruz, importantes en la explotación marisquera.


Ranking
En estos primeros meses la lonja de Ribeira se coloca a la cabeza tanto en kilos de producto como en facturación. Tal y como se indica en Pescadegalicia.gal en esta subasta se han cuantificado desde el 1 de enero un total de 10.686.475 kilos. Ello ha supuesto unos ingresos de 15.238.365 euros.


A mucha distancia a la lonja ribeirense le sigue la de O Grove. En las instalaciones del municipio meco se han registrado este 2017 un total de 294.909 kilos de pescado y marisco con unos ingresos derivados de 2.701.728 euros. La potencia marisquera y pesquera de Cambados también se deja ver en los datos oficiales. En la lonja de la capital del albariño pasaron este año un total de 479.302 kilos de producto, que supusieron unos ingresos de 2.596.727 euros.


A Illa se coloca en el cuarto lugar en cuanto a facturación en la Ría de Arousa. El sector marisquero en este municipio insular continúa empujando fuerte por los ingresos en la subasta. Así pues los datos oficiales indican que se registraron 310.622 kilos de producto que derivaron en unos ingresos de 1.877.601 euros, mejores que el pasado año.


El peso del marisqueo y, concretamente, de los viveros y parques de cultivo, sobre todo la almeja, también queda patente en las cifras referentes a la lonja de Carril. Así pues los carrilexos registraron un total de 294.243 kilos desde principios de este año, lo que ha supuesto unos ingresos de 1.727.469 euros, superando las expectativas iniciales y convirtiéndose en la quinta lonja de Arousa con mayor faturación.


Es el marisqueo el que, al igual que ocurre en A Illa y en Carril, coloca a la lonja de Cabo de Cruz en el sexto lugar en cuanto a facturación. De hecho esta subasta del municipio de Boiro también supera las cifras registradas hace un año. Han pasado por la lonja desde enero un total de 147.373 kilos de producto (más del doble que en el mismo periodo de 2016), lo que ha supuesto unos ingresos de 1.291.782 euros en total.


La de Rianxo es la séptima, pero supera ampliamente el millón de euros de facturación. En este año ya se han registrado 166.252 kilos de producto e ingresado 1.176.823 euros. El resto de las subastas de la Ría de Arousa son más pequeñas, tanto en tamaño como también en el largo de sus cifras (tanto en kilos como en euros). Así pues Portonovo va creciendo y en este 2017 ya ha registrado 601.506 kilos de producto que ha repercutido en unos ingresos de 654.753 euros. A Pobra do Caramiñal y Vilaxoán se colocan en la parte más baja de la tabla, al ser las cofradías más pequeñas. La primera registró 31.149 kilos de producto y facturó 241.653 euros, mientras que la subasta vilaxoanesa vendió 22.385 kilos de producto y llegó a facturar poco más de 200.000 euros.