Al menos una decena de detenidos en una operación contra el furtivismo en Arousa

Al menos una decena de personas fueron detenidas ayer en el marco de una operación contra el furtivismo realizada en los dos márgenes de la Ría de Arousa.

Al menos una decena de detenidos en una operación contra el furtivismo en Arousa
Imagen de una operación contra el furtivismo en Carril
Imagen de una operación contra el furtivismo en Carril

Al menos una decena de personas fueron detenidas ayer en el marco de una operación contra el furtivismo realizada en los dos márgenes de la Ría de Arousa. Agentes del servicio de Gardacostas y de la Policía Autonómica desembarcaron en Carril a media mañana para detener a varias personas a las puertas de la vivienda de una conocida parquista, que también fue llevada a declarar. La operación, que todavía sigue abierta, está dirigida por el Juzgado de Instrucción número 1 de Riveira y la mayor parte de los detenidos son de Boiro. Uno de ellos es especialmente conocido y acumula varias detenciones a sus espaldas y más de cien denuncias por asuntos relacionados con el furtivismo, según ha podido saber este periódico.
     Los agentes desembarcaron con furgones en un importante despliegue al filo del mediodía en Carril y fue a las puertas de la vivienda de la parquista donde interceptaron a un vecino de Boiro con 150 kilos de almeja ilegal. A continuación entraron en la vivienda y, a puerta cerrada, estuvieron durante casi seis horas en el interior de la vivienda con orden judicial en la mano. Ni la parquista ni ninguno de sus familiares pudo acceder a la casa, pero alguno de ellos acudió con normalidad a la lonja a vender el marisco que habían extraído esa misma mañana de sus parques de cultivo. Los agentes, así como personal del juzgado, estuvieron en el interior de la vivienda durante horas aunque de momento no ha trascendido de forma oficial si requisaron algo en su interior. Sí se sabe que la parquista, al igual que los furtivos de la zona de Boiro que llegaron, presuntamente, para vender su marisco a la primera, fueron llevados todos a declarar a dependencias judiciales.
      El marisco habría sido extraído de bancos marisqueros pertenecientes a concesiones de la Cofradía de Cabo de Cruz y las capturas ilegales han sido definidas por gentes del sector como “masivas”.
     A los boirenses se les acusa, al parecer, de ser furtivos de marisco. De hecho se les incautaron alrededor de 100 kilos de marisco repartidos en cuatro bolsas. A la parquista carrilexa, presuntamente, se le acusaría de comprar este marisco ilegal para luego venderlo por vías legales en la lonja carrilexa. La investigación, según han señalado fuentes solventes, todavía sigue abierta y no se descartan más detenciones. n