La Policía Local intercepta a un conductor ebrio a las 8 de la mañana en las inmediaciones de la zona TIR

La Policía Local interceptó un conductor ebrio en las inmediaciones de la zona TIR. Los hechos se produjeron pasadas las ocho de la mañana, cuando los agentes se encontraban en la zona haciendo un control por la conflictividad que allí se registra.

La Policía Local intercepta a un conductor ebrio a las 8 de la mañana en las inmediaciones de la zona TIR
Agentes de la Policía Local durante un control rutinario en la zona de O Ramal	gonzalo salgado
Agentes de la Policía Local durante un control rutinario en la zona de O Ramal gonzalo salgado

La Policía Local interceptó un conductor ebrio en las inmediaciones de la zona TIR. Los hechos se produjeron pasadas las ocho de la mañana, cuando los agentes se encontraban en la zona haciendo un control por la conflictividad que allí se registra.
Los policías detectaron que el conductor de un turismo presentaba síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, por lo que procedieron a realizarle la preceptiva prueba, que confirmó sus sospechas.
El conductor arrojó una tasa de 0,96 miligramos por litro de aire espirado es decir, casi cuatro veces más que el máximo que permite la ley.
Además, al ser la tasa superior a 0,60, al conductor se le imputa un delito contra la seguridad vial, tipificado en la en el artículo 379.2 de la Ley Orgánica 10/ 1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.
Por ello, se expone a una pena que va de los tres a seis meses de prisión, a una multa de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días; así como a la retirada del carnet por un tiempo superior a un año y que puede llegar a 4, al estar conduciendo un vehículo de motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas.
Se trata de la tercera alcoholemia que registra la Policía Local durante el fin de semana que finalizó ayer. El suceso más destacado se produjo en la madrugada del viernes al sábado, cuando pasadas las dos de la mañana, un vehículo a punto estuvo de colisionar contra una patrulla de la Guardia Civil. Los agentes del instituto armado percibieron que el conductor se encontraba ebrio, por lo que dio aviso a la Policía Local, que le practicó una prueba de alcoholemia que arrojó una tasa de 1,15. Horas más tarde se produjo un accidente en Bamio cuyo conductor también dio positivo en alcohol.