• Domingo, 22 de Octubre de 2017

Ravella tendrá que hacer una nueva reforma en el Balneario para darle uso

Un simple vistazo desde el exterior hace evidente que el Balneario de la playa Compostela necesita una nueva reforma y que su estructura se encuentra gravemente deteriorada. Así lo comprobaron también los técnicos municipales durante una visita al inmueble, del que dispone Ravella desde una sentencia de 2014.

Ravella tendrá que hacer una nueva reforma en el Balneario para darle uso
El Balneario se encuentra en la actualidad en un estado pésimo y necesita una nueva reforma	g. salgado
El Balneario se encuentra en la actualidad en un estado pésimo y necesita una nueva reforma g. salgado

Un simple vistazo desde el exterior hace evidente que el Balneario de la playa Compostela necesita una nueva reforma y que su estructura se encuentra gravemente deteriorada. Así lo comprobaron también los técnicos municipales durante una visita al inmueble, del que dispone Ravella desde una sentencia de 2014.
En estos tres últimos años no se ha realizado ninguna obra, ni siquiera de mantenimiento, en el edificio, objeto continuo de actos vandálicos.
Tampoco se procedió a la rehabilitación de la balconada que da a la fachada principal, una obra en la que Costas y Patrimonio muestran una opinión diferente.
En 2014 el ejecutivo anunció que se dirigiría al organismo estatal para tramitar la rehabilitación de la estructura, pero desde entonces no se movió ninguna ficha a este respecto.
Lo que sí confirman desde el Concello es que durante la visita al interior del inmueble se constató que “aún hay mucho por hacer e invertir”, según explican fuentes municipales.
Y todo ello pese a que el edificio fue objeto, hace menos de siete años, de una actuación muy ambiciosa con una inversión que superó los 600.000 euros.
Una actuación que tendría como objetivo reforzar la estructura del inmueble y cuya utilidad queda en entredicho debido al estado ruinoso actual del edificio, tras varios años en los que no tuvo mantenimiento.
El conflicto judicial abierto con la antigua concesionaria, Placomsa, dificultó cualquier tipo de actuación sobre el Balneario de A Compostela, aunque el juzgado falló hace tres años que el edificio quedaba a disposición de la administración municipal, validando que se hiciese cargo del mismo.
Otro dilema que tendrá que resolverse es el uso que se le dará a ese edificio, ya que precisamente esa misma sentencia dificultaba darle un fin hostelero. Desde el Concello señalan que el ejecutivo tiene una idea clara sobre el futuro del Balneario de A Compostela, pero antes de hacerla pública prefieren analizar su viabilidad. En cualquier caso, necesitará una nueva inversión. n