• Martes, 26 de Septiembre de 2017

El solar de Lantero tendrá más cesiones y menos edificabilidad para ser legal

El dictamen de los técnicos que elaboran la revisión del Plan Xeral de Ordenación Municipal: El convenio de Lantero, tal y como se redactó en un primer momento, incumpliría la Lei do Solo no solo actual, sino también la de entonces, al triplicar la edificabilidad permitida.

El solar de Lantero tendrá más cesiones y menos edificabilidad para ser legal
La finca sobre la que estaba planeada una urbanización está situada en segunda línea de playa, frente al parque de A Compostela, en la avenida Rosalía de Castro | gonzalo salgado
La finca sobre la que estaba planeada una urbanización está situada en segunda línea de playa, frente al parque de A Compostela, en la avenida Rosalía de Castro | gonzalo salgado

El dictamen de los técnicos que elaboran la revisión del Plan Xeral de Ordenación Municipal: El convenio de Lantero, tal y como se redactó en un primer momento, incumpliría la Lei do Solo no solo actual, sino también la de entonces, al triplicar la edificabilidad permitida.


Por ello, el documento experimentó notables cambios para poder incorporarse al PXOM que regirá el urbanismo vilagarciano hasta 2035.

Para empezar, los propietarios de la finca situada en Rosalía de Casto, la familia Lantero, tendrá que reducir la edificabilidad. La que contemplaba el convenio anterior era de 2,7, casi el triple de lo que permite la ley, que es de 1 para este tipo de núcleos.

Además, el nuevo convenio también contempla más cesiones de suelo para zonas públicas por parte de los propietarios. El documento anterior fue redactado en época en la que gobernaba el socialista Javier Gago y aprobado por el Pleno en 2004 gracias a la abstención del PP y del BNG. El edil de EU, Juan Fajardo, fue el único que se manifestó en contra y que advirtió de que incumplía la legalidad vigente.

Suelo urbano no consolidado
Otro de los fallos que se corrigieron en el nuevo convenio es la definición de los terrenos como suelo urbano consolidado. Y es que sobre la finca situada frente a la playa de A Compostela no existe ningún tipo de planeamiento de desarrollo, sino solo un convenio que permitió el traslado de la próspera fábrica al polígono de O Pousadoiro. Hoy en día la industria ni siquiera está en manos de la familia Lantero.
Durante el mandato anterior, el entonces alcalde, Tomás Fole, consultó con la secretaria xeral de Urbanismo, Encarnación Rivas, las posibilidades de sacar adelante el PXOM en las condiciones en las que estaba redactado y la respuesta fue tajante: Sería imposible dar el visto bueno a un documento que triplicaba la edificabilidad permitida para un núcleo como Vilagarcía.

Frente a esta opción, el arquitecto municipal defendió el argumento de que la finca se asienta sobre suelo urbano consolidado. Una condición que, según avalan recientes sentencias, como una del Tribunal Supremo, no podría cambiarse ni aunque se modificase la calificación del solar.
Sin embargo, los técnicos confirman el análisis de la Secretaria Xeral de Urbanismo. Los terrenos de Lantero no reúnen las características de suelo urbano consolidado, por lo que el convenio, tal y como fue aprobado en 2004, no cumple con la legislación vigente. Por ello, se reformó por completo.

Varias reuniones
El ejecutivo local mantuvo varias reuniones con los representantes de la familia Lantero. La última se produjo hace tan solo unas semanas y sirvió para ultimar los flecos del convenio que ahora se incorpora al nuevo PXOM.

El alcalde y la concejala de Urbanismo presentaron hace unos días las líneas generales del Plan Xeral que inicia el camino hacia la aprobación inicial. El documento incrementa en 140.000 metros cuadrados el suelo industrial en O Pousadoiro y también contempla una ampliación del de Trabanca Badiña. Asimismo, las previsiones son que Vilagarcía triplicará las zonas verdes en los próximos años. La Xunta exige 500.000 metros cuadrados de suelo ajardinado y el municipio solo dispone de 160.000. El gobierno local prevé lograr este incremento a través de cesiones urbanísticas como las que se tendrán que hacer en la finca de Rosalía de Castro propiedad de la familia Lantero.

Una ordenanza para los núcleos rurales Histórico- Tradicionales y la declaración de los ARIs como zonas de especial protección son otras novedades.