Vilagarcía, Vilaxoán y Carril celebran el Corpus con alfombras florales y procesiones

Los niños y niñas que ayer recibieron su Primera Comunión fueron los protagonistas de las celebraciones del Corpus Christi. Pero también las alfombras de Vilaxoán, que lucieron durante todo el recorrido de la procesión por las calles Benigno Santos

Vilagarcía, Vilaxoán y Carril celebran el Corpus con alfombras florales y procesiones

Los niños y niñas que ayer recibieron su Primera Comunión fueron los protagonistas de las celebraciones del Corpus Christi. Pero también las alfombras de Vilaxoán, que lucieron durante todo el recorrido de la procesión por las calles Benigno Santos, Bouza, Eirado, Avelina Nogueira, Rafael Pazos, Vázquez Leis y Avenida de Vilanova. Los vecinos volvieron a implicarse en esta celebración, que además contó con el buen tiempo como aliado.


En Vilagarcía, la procesión arrancó con numerosos fieles de plaza de España y seguirá por Edelmiro Trillo, Padre Feijoo, plaza Galicia, Arcebispo Lago, Brandariz, Castelao, General Pardiñas, Covadonga y plaza de España.


La procesión del Corpus salió en Carril de la Rúa Santiago, Victoria, Rúa Nova, Cervantes, Praza Liberdade, A Mariña, Aduana, Portugalete, Carmen, Cervantes, Nova, Victoria y Santiago.


Pero, ¿cómo surgió la celebración de esta cita religiosa? La fiesta surgió en la Edad Media, cuando en 1208 la religiosa Juliana de Cornillon promueve la idea de celebrar una festividad en honor al Cuerpo y la Sangre de Cristo presente en la Eucaristía. Así, se celebra por primera vez en 1246 en la diócesis de Lieja (Bélgica).


En el año 1263, mientras un sacerdote celebraba la misa en la iglesia de la localidad de Bolsena (Italia), al romper la Hostia consagrada brotó sangre, según la tradición.. Este hecho, muy difundido y celebrado, dio un impulso definitivo al establecimiento como fiesta litúrgica del Corpus Christi. Fue instituida el 8 de septiembre de 1264 por el papa Urbano IV, mediante la bula Transiturus hoc mundo. A Santo Tomás de Aquino se le encargó preparar los textos para el Oficio y Misa propia del día, que incluye himnos y secuencias, como Pange Lingu, Lauda Sion, Panis angelicus, Adoro te devote o Verbum Supernum Prodiens.