• Martes, 19 de Septiembre de 2017

La Xunta da por terminadas las obras de canalización de aguas de la Variante Norte

La Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Infraestruturas, da por terminadas las obras de canalización de aguas procedentes de la Variante Norte, en la zona de Trabanca Sardiñeira.

La Xunta da por terminadas las obras de canalización de aguas de la Variante Norte
Los residentes se movilizaron para que las obras terminasen adecuadamente | j.l.o.
Los residentes se movilizaron para que las obras terminasen adecuadamente | j.l.o.

La Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Infraestruturas, da por terminadas las obras de canalización de aguas procedentes de la Variante Norte, en la zona de Trabanca Sardiñeira. El departamento autonómico acabó de ejecutar su parte del proyecto, elaborado en conjunto con el Concello,  en el que se invirtieron alrededor de 35.000 euros.
Sin embargo, y después de las reiteradas críticas y protestas de los vecinos de Trabanca, los trabajos todavía contemplan una parte más que ya ha sido consensuada entre la administración municipal y los principales afectados.
En esta primera parte de la obra se llevó a cabo la colocación de un colector hasta la calle Loureiro con una longitud de 210 metros y que conecta con la red ya existente. En caso de que en la temporada de lluvias se determine que el problema de las riadas no ha sido solucionado se prevé la ejecución de otro colector desde la calle Loureiro hasta Fonte de Trabanca de unos 250 metros de longitud.
Cabe recordar que desde la ejecución de las obras de la Variante Norte de Vilagarcía los vecinos de Trabanca Sardiñeira empezaron a vivir una pesadilla en sus viviendas, sobre todo en la temporada de lluvias. Cada vez que caían cuatro gotas el agua discurría suelta desde la Variante y anegaba viviendas con barro y maleza incluidas.
Proyecto consensuado
El proyecto inicial fue consensuado entre la Xunta, el Concello y los propios vecinos. Fue hace cosa de un mes cuando los afectados se dieron cuenta de que las cosas no se estaban haciendo como ellos querían y que parte del agua se estaba canalizando para una finca particular, algo a lo que se opusieron rotundamente desde el primer momento.
    Tras varios encuentros con los responsables municipales los vecinos consiguieron un acuerdo tácito tanto del alcalde, Alberto Varela, como de la edil de Urbanismo, Paola María, para buscar una solución conjunta y que el agua quedase para disfrute de todos los vecinos. “Como así se fixo toda a vida”, señalaron estes en más de una ocasión.
     De hecho en las últimas semanas se concretaron los términos del acuerdo y, en principio, la problemática que estalló se solventó con una apuesta que contenta a todos. l