La Xunta exime a Vicando de hacer las obras del río que cruza un garaje

Una resolución de Augas de Galicia da un nuevo giro al caso del río que atraviesa un garaje en Rodrigo de Mendoza y coge por sorpresa al gobierno socialista de Alberto Varela, que mañana se reunirá con los vecinos afectados.

La Xunta exime a Vicando de hacer las obras del río que cruza un garaje
Un vecino muestra el cauce del río, que se puede ver desde el mismo garaje del edificio	g.s.
Un vecino muestra el cauce del río, que se puede ver desde el mismo garaje del edificio g.s.

Una resolución de Augas de Galicia da un nuevo giro al caso del río que atraviesa un garaje en Rodrigo de Mendoza y coge por sorpresa al gobierno socialista de Alberto Varela, que mañana se reunirá con los vecinos afectados.
Y es que la administración autonómica tiene en cuenta el recurso presentado por Vicando y exime a la promotora de hacer la segunda fase de las obras, cuya primera fase comenzó hace dos años.
La propia Xunta reconoce su error a la hora de adoptar esta decisión. Y es que los propios servicios jurídicos admiten que la resolución en la que se obligaba a la firma a realizar la segunda fase del proyecto de canalización fue dictada “fóra do prazo máximo dun ano legalmente establecido”.
Al conocer este nuevo veredicto de la administración autonómica, el alcalde, Alberto Varela, volvió a reiterar la petición de una reunión con el presidente de Augas de Galicia que cursó en junio del año pasado.
Sin embargo, el regidor lo pide ahora co carácter de urgencia. “O que non pode ser é que un erro da administración teñan que pagalo os veciños e menos que quede sen rematar un proxecto no que xa se investiron moitos miles de euros”, aseguró Varela.
Lo que se propondrá desde el Concello de Vilagarcía es que sea la administración, Xunta y Concello, la que asuma el coste de las obras pero sin renunciar a seguir pleiteando para que sea Vicando quien tenga que resarcir posteriormente a las arcas públicas.
Es decir, hacer las obras para, posteriormente, pasarle la factura a la empresa. La misma fórmula que el gobierno local sigue en el caso de la reforma del edificio del barrio de O Castro y que cree que también puede aplicarse a esta situación. Varela se reunirá mañana con los vecinos para exponer la resolución de la Xunta y analizar la situación creada con la caducidad del procedimiento a la empresa, así como las posibles medidas que se podrían adoptar.
En cualquier caso, desde el Concello entienden que la resolución de la Xunta supone “alomenos” un punto y a parte en un proceso que ya estaba siendo demasiado lento.
Los vecinos llevan años esperando por una solución a que se ponga una solución a que un río discurra por debajo de sus viviendas, atravesando el garaje.
Las obras de canalización comenzaron en el último trimestre de 2014 pero, desde entonces, nada se volvió a saber de la segunda fase.
Ahora los propios servicios jurídicos asumen que el error que retrasa todavía más la solución a este grave problema proviene del propio departamento autonómico, Augas de Galicia. Ravella tiende una mano y confía en encauzar el asunto. n