• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

DOCE MIRADAS

Arte, artesanía, diseño  y arquitectura se dan cita en la exposición  “Doce miradas” de la galería Ana Vilaseco

Arte, artesanía, diseño  y arquitectura se dan cita en la exposición  “Doce miradas” de la galería Ana Vilaseco, un proyecto multidisciplinar, realizado en colaboración con la Corporación Hijos de Rivera, que incluye  talleres denominados Riverside que se realizarán en la Ribeira Sacra y que impartirán cuatro de  los artistas participantes y cuya finalidad es  impulsar ideas innovadoras de las que no sólo se beneficie el entorno urbano, sino también el rural.  La galería Vilaseco sirve así de trampolín  a futuros creadores y la marca Hijos de Rivera de la Estrella de Galicia abre un espacio inédito. La diversidad de propuestas puede verse en los artistas que actualmente exponen; así podemos contemplar unos casi levitantes dibujos a lápiz y plumilla de Toni Gironés que representan paisajes costeros, al lado de una mesa auxiliar del diseñador Tomás Alonso, construida del modo más simple con dos planos rectos y uno cilíndrico y una tríada de color. madera, rojo y verde; parecida sencillez de diseño muestra la lámpara “LE” de Arturo Álvarez, que es como un largo y estilizado brazo que se yergue en diagonal sobre un igualmente estilizado trípode; el arquitecto Francisco Mangado muestra el croquis para las nuevas instalaciones de Norvento en Lugo, al lado de una muestra de los paneles de eucalipto que recubrirán el edificio y que ofrecen un juego de líneas ortogonales; podemos ver también dos maquetas del arquitecto Manuel Gallego Jorreto, uno para la residencia oficial del Presidente de la Xunta y otro para un proyecto de Jardín Botánico en Santiago. 
El agua y la luz se dan cita en el díptico “Na vibración da auga” de Lois Patiño, en el que secuencia en seis tomas fotográficas el arco iris que se forma sobre el claroscuro del efecto fluyente del agua que cae . De la unión de artesanía y naturaleza habla el “Nuevo jarrón con piedra” de Martín Azúa que aúna la belleza simple, sin adornos, del barro cocido con la igualmente rotunda belleza de la pulida piedra que cierra con un pliegue la boca del jarrón. Curioso es el proyecto de D-due Lab para la firma “Comme des garçons Doover Street Market”, en el  distrito Ginza de Tokio que incluye nueve dibujos que representan  a una especie de funámbulo que camina sobre un tronco sostenido en el aire entre altos abetos, cabezas de animales, etc  y siete pequeñas tallas de madera de personajes que portan animales mientras otean el horizonte. 
Debe destacarse la presencia de Toni Cumellas, donde la unión de lo artesanal y lo fabril queda documentado con proyecciones, muestras de cerámica de su factoría de Granollers y de fotos de los motivos que le inspiran; la creatividad se proyecta así de modo pleno sobre lo social y pone sobre el tapete el objetivo  principal de este programa.