Un alcalde que se entrega a su pueblo

PEDRO Santiesteve es un tipo curioso. Es alcalde de Zaragoza y le pone echarse gomina, pero no pagarla de su bolsillo sino con la pasta de sus conciudadanos. También le pone el autobombo y se gasta más de 1.000 euros al día en su promoción. Entre tanto fijador y tanto esplendor –muy de la derecha extremosa– le ha dado por crear una minigestapo que se encarga de combatir rumores y ha lanzado a la calle a veinte agentes listos para reeducar a los zaragozanos que se salgan de la línea políticamente correcta. En cambio, desde principios de año no ha destinado ni un pavo a emergencia social. ¿Será de Podemos? Sííííí. FOTO: pedro santiesteve, sediento | aec