Dos años de incertidumbre sobre el futuro de la cárcel


SER alcalde es contingente; uno lo es el tiempo que los votantes quieran que lo sea, a veces hasta más tiempo del que los votantes quisieran, incluidos parte de los que los apoyaron. Ser doctor en Derecho es un mérito personal y, por lo tanto, nunca se pierde, opinen lo que opinen los votantes. Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, es alcalde y doctor en Derecho, pero con frecuencia se suscitan dudas sobre sus habilidades para gobernar la ciudad. Sin ir más lejos, después de que la Marea, nasía pa’ganá, presentase el miércoles como éxito sin precedentes la cesión de la antigua cárcel al Ayuntamiento por espacio de dos años y sin coste económico alguno, ayer confesó que no sabe qué ocurrirá pasado ese tiempo; si habrá que pagar un canon al Gobierno o no. Pues menos mal que es doctor en Derecho y que se supone que durante la carrera le explicaron que conviene estudiar los contratos polo miudo y que si alguna cláusula no está clara o no recoge determinadas cuestiones, se revisa y se redacta de nuevo. A lo mejor no se lo enseñaron o se lo enseñaron y no lo aprendió, que también es posible, así que habrá que esperar dos años para saber qué sucede con la prisión.