• Sábado, 24 de Febrero de 2018

La corrupción agiliza la capacidad de fabular

FRANCISCO Granados, exconsejero de Esperanza “Metomentodo” Aguirre que está considerado el cabecilla de la trama “Púnica”, es un tipo peculiar. Como peculiar lo es su suegro, aquel buen señor que cuando la Guardia Civil descubrió un millón de euros en billetes en un altillo de su casa afirmó que deberían de ser de unos fontaneros o de unos empleados de Ikea que habían estado pocos días antes en su casa –ni que decir tiene que las solicitudes de empleo en la empresa sueca se dispararon–. Como si estuviesen metidos en una competición familiar para ver quién decía el disparate más gordo a Granados le ha dado por asegurar que la coruñesa por consanguinidad –su padre y su abuelo lo eran Cristina “Supertatoo” Cifuentes estaba liada con Ignacio González, otro pájaro pinto en temas de corrupción, y que entre ambos manejaban la caja del PP en Madrid. En dos días dará el salto a “Sálvame”; eso sí tendrá que pedir un permiso carcelario para ir hasta el plató. FOTO: granados sale de la audiencia nacional | efe