• Martes, 21 de Noviembre de 2017

La corrupción hunde a Montero

LA feminización de Podemos no va bien. Fue mandar al gulag a Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón, de profesión aspirante a militar en el PSOE, darle voz a Irene Montero y cada vez que sale al ruedo acaba refugiándose en las faldas de Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias. La primera dama podemita le restregó por la cara a los peperos la corrupción y la niña Soraya le recordó los episodios de ese tipo protagonizados por la legión morada –ya llevan un lote de ellos– y que el 82% de los militantes les habían dicho que la moción de censura “se la refanfinfla” (sic). ¡Qué buen parachoques era Errejón! FOTO: irene montero | aig