El PPdeG se apunta a la moda de las consultas


ESA especie de democracia asamblearia en la que algunos tratan de convertir la vida de los partidos para así eludir la responsabilidad de tomar decisiones, ha llegado al PPdeG, pero con un factor de corrección: en vez de consultar a las bases, Feijóo ha pedido nombres a sus diputados para los puestos de la Mesa de la Cámara y en el propio grupo parlamentario. Es decir, ya son los propios compañeros los que deberán elegir entre ellos. Desde luego, siempre será mejor eso que la norma de conducta que ha seguido el PSdeG. Xoaquín Fernández Leiceaga, inspirado por la nunca sectaria Pilar Cancela, ha decidido dar todos los cargos a los afines y ha marginado a los críticos. Sin duda, un comportamiento ejemplar y respetuoso con todos los principios democráticos. Pensar que aún no se constituyó el Parlamento y los socialistas ya están así es para echarse a temblar.