La profecía se cumplió


JOSÉ Ramón se manejaba bien sobre el campo, pero su hermano Fran aún lo hacía mejor; en cambio, con el piquito él era el más hábil de los dos. Lo demostró durante toda su carrera y volvió a demostrarlo más recientemente, cuando dejó el banquillo de los juveniles del Deportivo. Entonces aseguró que no se estaban haciendo bien las cosas con la cantera, que había demasiada porquería en Abegondo. Ahora, cuando Pinchi, el jugador más prometedor de las categorías inferiores, se ha desnudado en una entrevista concedida a “dxt campeón” dejando claro, quizá llevado por la inocencia propia de su edad, lo que piensa y lo que ve en El Mundo del Fútbol se ha comprobado que José Ramón no solo tenía razón sino que la porquería ya desborda la capacidad de los contenedores y que incluso tiene galones.