• Jueves, 23 de Noviembre de 2017

El sueño de la mili no llegó a cumplirse

CARLOS III instauró el servicio militar en 1770 y Jose María Aznar se lo cargó al cabo de 231 años, en 2001, después de que millones de jóvenes españoles hubiesen tenido que cumplirlo. El flamenco Puigdemont y su Estado Mayor pretendían recuperarlo para la república. La justificación para reinstaurar la mili era logiquísima para la mentalidad de esa tropa: “El modelo de los estados sin ejército presenta inconvenientes”. Qué pena que fracasase la independencia, porque hubiese tenido gracia ver a Anna Gabriel, la dirigente de la CUP que impuso en Cataluña la moda de cortarse el pelo al estilo de las nekanes, en el papel de la teniente O’Neal. FOTO: anna gabriel | aec