• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

La legislatura parece asegurada

El Gobierno se aseguraba esta semana en el Congreso un importante paso para lograr tener Presupuestos Generales del Estado para 2018. 

El Gobierno se aseguraba esta semana en el Congreso un importante paso para lograr tener Presupuestos Generales del Estado para 2018. 
Con los votos suficientes, el Congreso aprobaba el techo de gasto y los objetivos de déficit y deuda, pasos todos ellos imprescindibles no sólo para cumplir nuestros compromisos con Europa, sino para exhibir un triunfo importante de cara a la opinión pública y a la consecución de los Presupuestos. Ahora vendrán las negociaciones que por otra parte están ya bastante avanzadas. Pocos dudan de que las cuentas no salgan adelante. Y en esas cuentas se incorpora la rebaja del IRPF, aunque aún no se sepa muy bien cómo se va a aplicar técnicamente. Se conocen las intenciones, pero luego hay que ponerlo blanco sobre negro.
Pero es que también las cuentas públicas de 2018 prevén más dinero para las políticas de Sanidad y Educación de las Comunidades Autónomas, para los autónomos, quizás también para las empresas que contraten de forma indefinida a jóvenes. En definitiva, una serie de medidas muy sociales y que tendrán que ser compatibles con el cumplimiento del déficit. De hecho, y sin necesidad de recurrir al dinero público, sino procedente de Europa, el gobierno ha logrado fondos para el complemento de jóvenes que pedía Ciudadanos y más de 5.000 millones para arreglar las carreteras españolas, muy necesitadas desde años por la falta de fondos públicos.
Con todos estos ingredientes es difícil no apostar por que Rajoy acabará la legislatura. Cierto que la victoria de Pedro Sánchez en las primarias a la secretaría general del PSOE encendió algunas alarmas. Incluso se llegó a hablar de elecciones anticipadas. Hoy, el panorama es bien distinto. Incluso los separatistas catalanes están a tortas entre ellos y podemos ver que con el justo y equilibrado proceder del gobierno y de las distintas instituciones, el proceso se resiente, el golpe de estado se para y Cataluña acabe celebrando elecciones. 
Después ya se verá cómo han quedado las fuerzas independentistas y qué pasos dan y cuáles el estado de derecho. Como dijo Cela, en España, el que resiste, gana. Y parece que la “inacción” del gobierno ha sido la mejor medicina.