Todo contra Ciudadanos

Afalta de otras emociones vivimos en temporada alta de encuestas

Afalta de otras emociones vivimos en temporada alta de encuestas. Son la foto de un momento, pero contienen noticias del futuro. El perfil que dibujan de los líderes suele mantenerse a lo largo del tiempo. También la percepción acerca de los rasgos de identidad de cada uno de los partidos. En ése registro el PP comparece como un partido reñido con la modernidad. Antiguo en el sentido amplio de la palabra.
Un dato clave es que el PP que lidera Rajoy habría perdido el voto de los electores comprendidos entre los 18 y los 45 años. Sí mañana se celebraran generales, la mayoría de sus antiguos electores comprendida en esa franja de edad votarían a Ciudadanos. Aunque esa cita con las urnas queda lejos en Génova 13 han visto las orejas al lobo.
La reunión de los jefes regionales del PP con el presidente del Gobierno, la vicepresidenta, Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, fue convocada para analizar el nuevo modelo de financiación de las comunidades autónomas y para fijar la agenda política de los próximos meses, pero delata la inquietud que se ha instalado en el partido ante el ascenso de Ciudadanos en las encuestas. Quieren contraatacar en un territorio –las administraciones autonómicas– en el que el partido de Rivera apenas tiene implantación. El carácter centralista de su proyecto político para España en apariencia supone desventaja respecto de otros partidos.
Hasta ahora era así. Pero las encuestas también consignan el creciente desencanto de una parte de la población respecto del funcionamiento de los gobiernos autonómicos. El término “recentralización” se está abriendo paso en el debate político. En su manifestación más visceral esta corriente de desafecto es una reacción frente al proceso secesionista impulsado por el gobierno de la Generalitat bajo la presidencia de Carles Puigdemont.
Ciudadanos capitaliza esa tendencia dentro y fuera de Cataluña. Fue el inopinado vencedor de las elecciones catalanas. Los mismos comicios en los que el PP sufrió una derrota en unos términos (de once diputados, pasó a cuatro) que han instalado al partido en una inquietud que roza el pánico. De ahí la consigna de Génova 13: “Todo contra Ciudadanos”. Tengo para mí que se equivocan de adversario. Al tiempo.