• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

El alcalde de Vilagarcía hace bien en pedir que el laboratorio europeo de moluscos, en caso de que venga para Galicia, se instale en Vilagarcía.

El alcalde de Vilagarcía hace bien en pedir que el laboratorio europeo de moluscos, en caso de que venga para Galicia, se instale en Vilagarcía. Cuenta para ello con un aliado de lujo como es el Intecmar un centro de referencia a nivel mundial al servicio del sector. Imagino que la propia Consellería do Mar baraja esta posibilidad, aunque, a fuerza de ser sinceros, lo primero es que las gestiones que se realizan desde la Xunta den su fruto y la UE se preste a que este laboratorio venga para nuestra comunidad. 
Forma parte de las obligaciones de un alcalde pedir y gestionar servicios para su ciudad, por lo que la intención de Alberto Varela, el regidor vilagarciano, es más que loable, si bien debería conocer antes y en profundidad las instalaciones ubicadas en Vilaxoán, más que nada para reafirmar todavía más si cabe su legítima reivindicación. Sería bueno que a la hora de formular una solicitud de esta índole pudiera hablar de tú a tú con la conselleira acerca de los espacios, posibles pequeñas obras de acondicionamiento y otros aspectos de intendencia o incluso técnicos si cuenta con el asesoramiento preciso. Dicho esto, también es cierto que no fue muy elegante que Rosa Quintana al reprocharle en público al alcalde que todavía no fuese a visitar de forma oficial el Intecmar desde que tomó posesión, aunque en el fondo tiene razón, ya que se trata de uno de los activos de la ciudad, aunque no sea de competencia municipal.
El primer edil no va a estar solo en esta petición y todo apunta a que contará con el respaldo del sector, ya que a todos beneficia, porque laboratorios de esta importancia posicionan a Arousa en la vanguardia no solo de la investigación, sino también de la comercialización en un aspecto estratégico para esta zona y del que depende una buena parte de su economía.
Ejerce su papel Varela al dar el primer paso y ofrecer la candidatura de Vilagarcía para este laboratorio comunitario de referencia de contaminantes virales y bacteriológicos de moluscos que actualmente se encuentra en el Reino Unido y que, probablemente, deba reubicarse con la aplicación del Brexit. 
La reunión que el munícipe mantuvo con la conselleira do Mar no es precipitada, nunca lo es cuando, en el marco de una conversación institucional entre representantes de administraciones, se abarcan varios asuntos y entre ellos, como no podía ser de otra manera, era obligatorio hablar de este proyecto y estudiar las posibilidades de Vilagarcía, que tiene muchas.
Lo reprochable sería que dejase pasar la oportunidad a la espera de acontecimientos porque correría el riesgo de que la prudencia le hiciese perder el tren y el laboratorio europeo de bivalvos se fuese a otro municipio con un alcalde que ofreció su infraestructura. En Arousa confiamos en que esto no ocurra y que tanto la administración local como la autonómica vayan de la mano y juntos traten de que venga para Galicia y de ahí para nuestra Ría y de ella para Vilagarcía.