• Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

Un ninguneo a la gestión

aya! El gobierno central conocía desde hace meses que el Laboratorio

aya! El gobierno central conocía desde hace meses que el Laboratorio Europeo de Bivalvos, al que aspiraba el Intecmar, tenía las horas contadas. Desde el pasado mes de mayo, el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy sabía que la Unión Europea tenía previsto prescindir de este servicio, actualmente ubicado en la ciudad británica de Weymouth, justo en el momento en el que se formalice el Brexit.
Ups! Todos los intentos por conseguir esta preciada y prestigiosa infraestructura fueron en vano. Los que han trabajado sin descanso para la consecución de este proyecto se tienen que sentir frustrados porque no es de recibo la falta de información a la que han sido castigados. La comunicación entre instituciones resulta fundamental a la hora de conseguir un departamento internacional y en este caso se falló por omisión.
Uf! Me temo que estos días habrá marejada política y unos se echarán la culpa a los otros mientras Vilagarcía se queda compuesta y sin centro de referencia europeo para el estudio de los moluscos, lo que completaría los servicios que el Intecmar ofrece al sector pesquero y marisquero y al conjunto de la ciudadanía desde hace 25 años.
Ojo! Vilagarcía había puesto muchas esperanzas en albergar este centro porque refrendaría la vocación investigadora del Intecmar y se situaría en la Ría más rica del mundo en cuanto a la producción pesquera y marisquera de primera calidad. Pondría en valor a toda la comarca y ofrecería la posibilidad de atraer nuevos institutos y posibilidades de investigación para que Arousa estuviese ligada de forma fehaciente y palpable a la vanguardia en este campo, del que viven miles de familias.
Eh! No era de extrañar que el alcalde de la capital arousana se desviviera por conseguir el laboratorio y que en este afán hasta se llevase una injustificada llamada de atención por parte de la Administración autonómica por iniciar las gestiones demasiado pronto. A tenor de lo que sabemos ahora no se ha precipitado, sino todo lo contrario y si encontrase más complicidad desde un principio, a lo mejor cabía la posibilidad de ejercer algún tipo de influencia para que la Unión Europea mantuviese el laboratorio activo y, en el peor de los casos, ahorrarse el sinsabor de pedir algo que el gobierno central sabía desde hace meses que no iba a ser posible.
Hey! Confiemos en que este ninguneo a la gestión y a la ilusión de los arousanos no se vuelva a repetir porque no hay nada peor que sentirse engañado por quien debe aportar confianza y amparo. Si un proyecto es viable, nos embarcamos todos y trabajamos para conseguirlo, pero si se sabe con antelación que es imposible, lo adecuado sería anunciarlo para reconducir las energías hacia otro que sí se pueda convertir en una realidad sea ahora o en un futuro próximo.