• Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

¿Quién se acuerda de los muertos del atentado del 17A?

Es vergonzoso que cuando faltan apenas tres días para que se cumpla un mes del terrible atentado que tuvo lugar en las Ramblas de Barcelona,

Es vergonzoso que cuando faltan apenas tres días para que se cumpla un mes del terrible atentado que tuvo lugar en las Ramblas de Barcelona, ningún político, de ningún partido, ninguna asociación ciudadana, alcaldes, concejales, medios de comunicación, tengan palabras de aliento para los 16 fallecidos y sus familias, así como para todos aquellos que todavía continúan ingresados en hospitales, o recuperándose de las heridas en sus propias casas, o vivieron de cerca un episodio que nunca van a olvidar.
Es como si de pronto, un tupido velo hubiera borrado todo lo que nos recuerde aquella fatídica tarde del mes de agosto, cuando la mayoría de nosotros volvíamos de la playa, o dábamos cabezadas frente al televisor.
Imágenes que quedaran grabadas a sangre y fuego en nuestra memoria, después de que las televisiones y redes sociales nos informaran sobre lo que acababa de ocurrir en la Ciudad Condal.
Comprendo que el referéndum del 1-0 ocupe buena parte de la información, pero no que se paralice el país hasta el punto de no permitir que sucesos tan trágicos como el del 17A, se ignoren, se aparquen hasta mejor ocasión, cuando con motivo del aniversario acudan todos a hacerse la foto y a prometer mano dura contra los terroristas.
Que 30 días después seguimos sin saber qué falló, cómo y dónde se gestó la tragedia, si los autores del atentado tuvieron cómplices en Francia o en Bruselas y quiénes son. No sabemos nada que pueda arrojar luz sobre cómo unos chicos tan jóvenes, conocidos de la gente de su barrio, pudieron llegar a preparar con tanto sigilo el asesinato de personas inocentes. Gente de todos los países, de todas las culturas, de todas las clases sociales, trabajadores en su mayoría.
Es indignante que después de la famosa manifestación, de la pelea vergonzante entre los distintos cuerpos de seguridad del Estado y la Generalitat, ni el ministro del Interior, tan aficionado como es a lasruedas de prensa, ni su homologo del Gobierno autónomo, se hayan reunido para buscar una mayor colaboración entre las distintas instituciones. 
A los ciudadanos lo que nos interesa saber es cómo podemos ser más eficaces en la lucha contra un terrorismo de nuevo cuño. Un trabajo compatible con buscar una solución a la parálisis política en la que está envuelta Cataluña.