Bajadas que se convierten en alzas

las bajadas de impuestos a los productos necesarios nunca son buenas para la economía familiar. Cuando a algo se le baja el precio por una reducción impositiva, el efecto dura escasos días, debido a que sube su coste hasta igualar el anterior. Solo hay que tirar de memoria para recordar que el importe del café pasó de cien pesetas a un euro en unas horas o que los carburantes han elevado su valor en el doble de la ayuda gubernamental, lo que viene a ser que asumió la bajada y la subida que le tocaba. Lo mismo va a pasar con la factura eléctrica con la bajada del IVA en la factura final pagada foto: Una farola | aec

Bajadas que se convierten en alzas

Te puede interesar