Pobriño, o noso Alberto

Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso | AEC

Vamos a ver, seamos o no del PP, Alberto Núñez Feijóo es nuestro de nuestra propiedad, qué caray –como un hermano— y, por lo que a nosotros respecta, no nos hace gracia que nos lo mangoneen ni nos lo vilipendien ni le obliguen a ser como no es ni nada de nada; ya lo haremos nosotros si nos apetece. Y mira que se lo dijimos, ¿eh?: “Albertiño, non marches, que aquí te queremos ben, home”. Pues nada, se tuvo que marchar a salvar el mundo, como don Quijote. Ahora tiene que andar con la lanza en ristre a todas horas y defenderse sobre todo... ¡de los suyos! Principalmente de la IDA –Isabel Díaz Ayuso—, que no hace mas que sacar los pies del tiesto y sacar la lengua a pacer. Y después nuestro Alberto tiene que andar detrás de ella poniendo paños calientes, tiritas, vendas y bálsamo de Fierabrás, para enmendarle las burradas. Mejor sería que las vendas se las pusieran a ella... en la boquita.

Pobriño, o noso Alberto

Te puede interesar