La trampa antes siquiera de la ley

Irene Montero, madre de la idea | EFE

Habla muy mal de nosotros que lo primero que se tenga en cuenta antes siquiera de plantearse tramitar una ley sea la trampa. Que todos nos sabemos el dicho y no dudamos de que lo inspirase un compatriota, pero a lo mejor podíamos superarlo ya. O igual lo que pasa es que no es tanto que haya que pulir los matices para que nadie se aproveche de la norma como que no interesa que salga adelante. No vamos a pensar que es por que la economía no se puede permitir el gasto de la baja menstrual de esas mujeres que tienen que pagar los productos de higiene femenina a precio de artículo de lujo. Será por otra cosa. 

La trampa antes siquiera de la ley

Te puede interesar