miércoles 28/10/20

Abogan por coordinar los medios humanos existentes para poder combatir el furtivismo

La delegación riveirense de la Consellería do Mar acogió ayer una reunión de la mesa comarcal contra el furtivismo para tratar de poner freno a esta lacra que, en la palabras de responsables de las cofradías, está saqueando y acabando con el pan de los mariscadores con permex.

La delegación riveirense de la Consellería do Mar acogió ayer una reunión de la mesa comarcal contra el furtivismo para tratar de poner freno a esta lacra que, en la palabras de responsables de las cofradías, está saqueando y acabando con el pan de los mariscadores con permex. Uno de los aspectos que se abordó en este encuentro fue la falta de medios humanos para combatir las incursiones de los ilegales en las concesiones de los pósitos. El jefe de Coordinación del Área del Mar en A Coruña, Juan Carlos Barreiro, reconoció ante los representantes de las cofradías, de las fuerzas de seguridad del estado y de las policías locales que pueden faltar medios humanos, algo que previamente ya advirtieron varios de los asistentes, pero subrayó que todos juntos forman un gran grupo, que si trabaja coordinado se puede ser mucho más eficaz a la hora de combatir a los furtivos.
Desde las cofradías y sus servicios de guardapesca se incidió en la necesidad de pedir más medios humanos a la Xunta, pues precisaron que tal y como está actualmente la situación se sienten desamparados. En Riveira y Aguiño apuntaron que están teniendo problemas con los buzos a todas horas y que cuentan con gente que controla y les avisa para que no les pillen con las manos en la masa. Y en Palmeira precisaron que las mujeres tienen miedo de bajar a la playa a partir de la medianoche para labores de vigilancia. 
Por su parte, en Cabo de Cruz indicaron que los furtivos son cada vez más violentos y que incluso ya van equipados con piedras para no tener que buscarlas para luego lanzárselas a quienes les llaman la atención por lo que hacen, y que hace unos días concluyó en la presentación por parte de dos mariscadoras y dos vigilantes. En la cofradía boirense, así como en las de Rianxo y A Pobra indicaron que se estaba registrando un repunte de furtivismo, sobre todo en esta época en la que incluso los turistas echan mano a los bancos marisqueros.
En la reunión de esta mesa comarcal contra el furtivismo -ya hubo una en Vigo y en próximas fechas se sucederán en otras zonas de Galicia- acordó la creación de grupos locales para hacer frente a los mariscadores ilegales con personal de la Guardia Civil, Policía Autonómica, Nacional y local, patrones mayores y personal de las cofradías, todos ellos coordinados por la jefatura de Gardacostas de la zona. Además, se incidió en la necesidad de hacer más vigilancias en las líneas de comercialización, con inspecciones en las depuradoras. n

Comentarios