jueves 19.09.2019

El acusado menospreció el golpe que dejó sin vista a la secretaria del pósito

Varios testigos apuntan que tras el puñetazo en el ojo se fue diciendo que “eso con dos puntos se arregla”

El acusado de la agresión, en el banquillo durante el juicio de ayer | efe / Xoán Rey
El acusado de la agresión, en el banquillo durante el juicio de ayer | efe / Xoán Rey

Un hombre acusado de agredir a varias personas, entre ellas una secretaria de la cofradía de pescadores de A Pobra do Caramiñal que perdió la vista debido a un golpe en el ojo, menospreció la herida al afirma que “eso con dos puntos está solucionado”.

Así lo han indicado varios testigos que comparecieron en la vista oral del juicio celebrado ayer en la sección sexta de la Audiencia provincial de A Coruña contra S.M.S., un pescador acusado de agredir a tres personas y que para el que la Fiscalía pide una condena de nueve años de prisión.

La Fiscalía pide además para el hombre, que también agredió presuntamente a un biólogo y a un vigilante del pósito, el abono de una indemnización de 126.600 euros para la principal víctima.
S.M.S., mariscador y socio de la cofradía, acudió “muy alterado” al pósito el 15 de junio de 2016 para protestar por una sanción de 500 euros por superar el límite máximo de capturas permitidas.

El hombre intentó golpear primero al vigilante que lo había denunciado, que se defendió hasta que el biólogo pudo agarrarlo y le pidió que se calmase.

Sin embargo, podo después, al ver que aparentemente estaba “más tranquilo”, lo soltó, tras lo cual el mariscador intentó agredir al vigilante y en sus movimientos golpeó a la secretaria en el ojo.

Al constatar el daño causado en el ojo, de acuerdo con los testigos, dijo que “eso con dos puntos está solucionado” y se marchó desoyendo al vigilante, que le reclamó que permaneciese hasta la llegada a agentes de la Guardia Civil.

La secretaria fue trasladada de urgencia al hospital do Barbanza y, debido a la gravedad de su situación, fue derivada al complejo hospitalario universitario de Santiago de Compostela donde fue sometida a una intervención quirúrgica, pero los médicos no lograron salvar su globo ocular, debido a los daños internos.

“Me tuve que adaptar a ello y aún continúo haciéndolo: me costó mucho volver a conducir y tengo dificultades para trabajar, ya que me canso mucho”, ha asegurado durante el juicio la secretaria, visiblemente nerviosa y a la que el acusado no ha dirigido la mirada en ningún momento.

Por su parte, el vigilante y el biólogo sufrieron contusiones en el labio inferior y en la pierna izquierda, respectivamente, aunque de carácter muy leve.

La Fiscalía califica la actitud de S.M.S. de un delito de lesiones con deformidad y dos delitos leves de lesiones, y pide, además de los nueve años de reclusión y la indemnización de 126.600 euros a la secretaria, una compensación de 50 euros al vigilante y al biólogo.

Por su parte, la acusación particular reclama la misma pena de prisión y la misma indemnización para la secretaria, pero duplicar la cuantía de las indemnizaciones al vigilante y al biólogo.

Además, reclama el pago a la Cofradía de Pescadores de A Pobra de 22.382 euros que costó el salario de la persona que tuvo que sustituir a la secretaria durante el periodo de convalecencia.

Además de la pérdida de visión en el ojo derecho, la lesión, según la forense, podría causar patologías también en el izquierdo a raíz del sobreesfuerzo que tiene que realizar, lo que puede provocar cefaleas o el síndrome del ojo seco, máxime cuando su trabajo la obliga a pasar horas delante de un ordenador.

Mientras tanto, el acusado ha sostenido que tan solo había agredido al vigilante porque “mostró una actitud chulesca”, y que fue éste quien golpeó accidentalmente a la secretaria, porque “yo no la toqué para nada”, ha enfatizado.

Comentarios