domingo 1/11/20

Una alerta vecinal evita que dos toxicómanos le roben a un joven en A Pobra para comprar droga

La Policía sospecha que ambos pretendían aprovecharse del mal estado de su víctima para convencerle para sacar dinero del cajero

La alerta de una vecina en torno a la una y media de la madrugada de ayer logró evitar que un hombre de A Pobra y una mujer de Ribeira robasen a un joven de Palmeira para poder comprar droga. Al parecer, el suceso ocurrió cuando la pareja y su víctima potencial se encontraban en los jardines de la casa de cultura Raquel Fernández Soler, en la villa pobrense, y una residente en ese entorno pudo ver desde una ventana de su domicilio como un vehículo se acercó a esas personas y sospecha que el ocupante del coche les dejó “mercancía”. Esa escena que acababa de presenciar fue la que provocó que esa pobrense avisase a la Policía Local, que desplazó a la patrulla de guardia de inmediato hacia ese lugar. 

Al llegar al sitio, los agentes municipales se encontraron con las tres personas referidas y que dos de ellas eran toxicómanos conocidos de la zona, de los que las fuerzas de seguridad sospechan que puedan estar detrás de algunos robos que se han registrado en la villa pobrense en las últimas semanas. A la tercera persona no la reconocieron, pero si pudieron constatar que evidenciaba encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas y drogas. Fuentes policiales indicaron que tienen sospechas de que la referida pareja pudieran estar con el joven palmeirense, que carece de antecedentes policiales, para robarle. “En casos como este es el instinto policial el que nos lleva a pensar que esos individuos querían robarle al muchacho, acompañándole hasta un cajero automático para que sacase efectivo con el que quedarse para pagar la droga con la que pretendían seguir la fiesta a costa del chico, que se hallaba en un estado lamentable”, precisaron desde la Policía Local de A Pobra. 

Ante las sospechas que tenían, los agentes municipales procedieron a realizar un cacheo al toxicómano que habían identificado y le encontraron en los bolsillos varios envoltorios usados para las dosis de cocaína, pero que ya estaban vacíos tras haberla consumido. Por ese motivo, la Policía Local no le pudo imputar a él ni a su pareja delito alguno  ni tampoco denunciarlos  por la comisión de infracciones, por lo que los dejaron marchar. 

Al comprobar que el muchacho de Palmeira se encontraba “muy perjudicado”, los agentes municipales de servicio nocturno procedieron a introducirlo -no sin algunas dificultades- en el coche patrulla para poder llevarlo al domicilio de sus padres. La Policía Local está convencida de que con su intervención tras la alerta de una vecina, llevando a la víctima a uh sitio seguro, “se evitaron males mayores”.

Comentarios