• Miércoles, 20 de Junio de 2018

Alumnos del CIFP Coroso logran premios extraordinarios de FP de grado superior del curso pasado

Dos alumnos del CIFP Coroso, de Ribeira, resultaron agraciados con Premios Extraordinarios de Formación Profesional de Grado Superior correspondientes al curso 2016-2017,

Alumnos del CIFP Coroso logran premios extraordinarios de FP de grado superior del curso pasado
La boirense Alba Viturro Vidal y el vilagarciano Sergio Rodríguez Santos
La boirense Alba Viturro Vidal y el vilagarciano Sergio Rodríguez Santos

Dos alumnos del CIFP Coroso, de Ribeira, resultaron agraciados con Premios Extraordinarios de Formación Profesional de Grado Superior correspondientes al curso 2016-2017, que les concedió la Consellería de Educación y que están dotados con 850 euros, cada uno, y que les da derecho a concurrir, tras su inscripción, en el premio nacional. Se trata de la boirense Alba Viturro Vidal y del vilargarciano Sergio Rodríguez Santos, que manifestaron que no se lo esperaban, pues son muchos los alumnos de toda Galicia que concurren, aunque la provincia coruñesa resultó ser la más afortunada con 15 de los 23 galardones que fueron otorgados.
Alba Viturro se acuerda de su compañera Alba González Pose, de A Pobra, que también aspiraba a estos premios y que no lo logró “aínda que tamén o merecía”. Señaló que ambas tenían una misma nota de 8,8 y que al final todo se resolvió por cuestión de décimas, pues también se tenía en cuenta otros méritos y la experiencia laboral “que ela non tiña”, precisó la premiada. El caso de este mujer es el de esas personas que deciden volver a las aulas, y que aunque le costó volver a estudiar, estaba decidida a apostar por su formación en industrias alimenticias después de varios años trabajando en una conservera, aunque previamente también estuvo empleada en la extinción de incendios, como camarera de sala, repartidora de pan y otros.

Alba Viturro indicó que quiso compatibilizar el estudio con el trabajo, pero se dio cuenta que, por los horarios, le era imposible. Tras dos años de sacrificios, hizo las prácticas en Conservas Ría de Arosa, que acabó en junio del año pasado y, aunque actualmente está desempleada, espera que algún día cambien las cosas. Por ello, indica que el dinero del premio lo va a invertir en un master o curso de especialización sobre normas de calidad, que considera que tiene mucha utilidad en el mundo laboral. De su etapa en el CIFP Coroso destaca a sus compañeros, “que formábamos un gran equipo, fixemos piña e animáronme moito nos estudos”. E hizo un llamamiento a los empresarios para que tengan en cuenta que en la FP “hay moito talento” y que hay gente “moi ben formada”.
Por su parte, Sergio Rodríguez es un apasionado de la mecánica y de las motos. De hecho, anunció que el dinero del premio pretende destinarlo a montar junto a un amigo un equipo de motociclismo para participar en pruebas en Galicia, aunque precisó que hay una gran carencia de circuitos, por lo que hay que ir a competir a Portugal. Pese a que en su expediente tuvo de media un 9,5 dijo que no contaba con el premio, aunque en su caso también han contado otros méritos, como que lleva trabajando desde los 14 años como mecánico y, ahora, a sus 27 años está empleado en un taller de Boiro. En su caso, sobresale que su forma de ganarse la vida está muy ligada a su gran afición por el mundo de los vehículos de motor a dos ruedas. También recuerda la gran experiencia que adquirió siendo un alumno del programa Erasmus en Italia durante sus estudios en el CIFP Coroso.