viernes 20.09.2019

Aparece forzada la puerta de la Delegación comarcal de Pesca, así como roto uno de sus cristales

La puerta principal de la delegación comarcal de Pesca, en Riveira, apareció ayer por la tarde forzada, así como roto uno se sus cristales.

Un letrero advierte de no golpear el cristal tras cambiarse el roto  CHECHU
Un letrero advierte de no golpear el cristal tras cambiarse el roto CHECHU

La puerta principal de la delegación comarcal de Pesca, en Riveira, apareció ayer por la tarde forzada, así como roto uno se sus cristales. Por el momento no se conocen muchos detalles sobre lo ocurrido y mucho menos sobre la autoría, pues en el momento en que ocurrieron no había nadie en el interior del edificio. Un cristalero se encargó de sustituir el vidrio fragmentado y colocó un cartel en el que puede leerse: “Cristal recién sellado. Por favor, no golpear la puerta. Gracias”.
Se da la circunstancia de que detrás de esa puerta hay una verja metálica que impide el paso, aunque se desconoce si quienes palanquearon una de las hojas de la puerta, tanto por su parte superior como inferior, accedieron al interior. Habrá que esperar a que el personal que trabaja en dicho edifico regrese a primera hora de esta mañana para comprobar si falta algo. No se descarta que el autor de los daños tan sólo pretendiera esto último como acto vandálico o para cargar sus iras contra ese inmueble.
Del mismo modo, también se está a la espera de que el delegado de la Consellería do Mar presente en la comisaría riveirense del Cuerpo Nacional de Policía la correspondiente denuncia sobre esos hechos para que se inicie una investigación sobre su autoría. Por el momento, tampoco se ha producido reacción alguna a lo ocurrido, posiblemente debido a que muy poca gente es conocedora de ello, además de los pocos datos que se conocen sobre el mismo, además de por haberse producido este suceso en un momento en que no había nadie en el interior del edificio.
Por otro lado, desde poco antes de las cinco de la tarde, un agente del Servizo de Gardacostas de Galicia junto con cuatro agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, realizaron un control de carretera de transporte de pescado en la rotonda de acceso a la Autovía do Barbanza, en Xarás, y en la zona de As Saíñas, en donde también hay otra entrada y salida a la citada infraestructura viaria. Esta actuación, que se incluye en el Programa Anual de Control de Actividades Pesqueras (Paciap), permite determinar si la documentación del vehículo y la mercancía está en regla, lo que puede acaba con el levantamiento de un acta de inspección o bien de infracción. n

Comentarios