sábado 11.07.2020

Aprovechan la ausencia de los propietarios de una segunda vivienda en A Pobra para robar

Los cacos se llevaron maquinaria de jardín y dejaron amontonados electrodomésticos y botellas de licores para regresar por ellos
Imagen de la parte posterior de la casa por donde se cree que entraron los ladrones
Imagen de la parte posterior de la casa por donde se cree que entraron los ladrones

Pese a que hay quienes aprovecharon el estado de alarma decretado por la pandemia de la Covid-19 para desplazarse desde dentro y fuera de Galicia hasta sus segundas viviendas en O Barbanza, hubo quienes respetaron la prohibición establecida durante el confinamiento. Esta última circunstancia fue aprovechada por amigos de lo ajeno para entrar a robar en esos inmuebles. Aunque ya se produjo hace algo más de un par de semanas, no fue hasta estos días en que trascendió que una casa situada en el lugar pobrense de Caíños fue asaltada por unos ladrones, a los que está tratando de identificar y buscar la Guardia Civil tras iniciar las pertinentes investigaciones con motivo de la denuncia interpuesta por sus propietarios.

Estos últimos, que tienen su residencia habitual en Santiago de Compostela, pero que solían acudir con frecuencia a su segunda vivienda en el referido lugar de A Pobra hasta que se lo impidió el estado de alarma, fueron los que descubrieron lo que había sucedido cuando acudieron el pasado 13 de mayo a la referida vivienda. Según parece, fueron a buscar la llave de la casa a un galpón de esa misma propiedad, pero se encontraron que ya no estaba y que además les faltaba principalmente, gran cantidad de maquinaria utilizada para el mantenimiento del jardín, entre otras cosas. Para poder acceder a la vivienda llamaron a un cerrajero para poder entrar, además de para cambiar las cerraduras. Poco después de entrar en el inmueble pudieron comprobar que en una cocina situada en la planta baja estaban amontonados varios televisores y otros electrodomésticos, así como 40 botellas de licores, y que estaba abierto el portalón trasero. 
Los investigadores y los dueños de la casa que ese era el sitio por donde los cacos pretendían sacar el botín que había dejado preparado para robarlo cuando regresasen con un vehículo para cargarlo todo y llevárselo. Se sospecha que lo había amontonado horas antes de que los dueños descubrieran lo ocurrido, para regresar en la madrugada siguiente para robarlo, pero sus intenciones se vieron frustradas al volver los propietarios y descubrir lo que habían hecho. Según indicaron algunos testigos, al lugar también se desplazó una patrulla de la Policía Local a la que se había avisado para comunicarle lo sucedido, aunque es la Benemérita la que se hizo cargo de las diligencias.

Comentarios