Aurora Marco asegura en el IES Nº1 de Ribeira que en España aún hay restos de “franquismo sociológico”

Aurora Marcos, doctora en Filosofía e Letras por la USC, cree que en la actualidad aún hay en España restos de franquismo sociológico como la “Ley Mordaza”, el encarcelamiento de un rapero “e xente de poder ou goberno que pode ser corrupta, estafa ou inventa títulos”.

Aurora Marco asegura en el IES Nº1 de Ribeira que en España aún hay restos de “franquismo sociológico”
La investigadora Aurora Marco impartió una charla para alumnos de segundo de BAC del IES Nº1 de Ribeira en su Semana Cultural   CHECHU RÍO
La investigadora Aurora Marco impartió una charla para alumnos de segundo de BAC del IES Nº1 de Ribeira en su Semana Cultural CHECHU RÍO

Aurora Marcos, doctora en Filosofía e Letras por la USC, cree que en la actualidad aún hay en España restos de franquismo sociológico como la “Ley Mordaza”, el encarcelamiento de un rapero “e xente de poder ou goberno que pode ser corrupta, estafa ou inventa títulos”. Así lo indicó a una pregunta que le hizo un alumno de 2º de BAC del IES Número 1 de Ribeira en la charla “Abnegadas, sumisas, tuteladas: mulleres baixo o franquismo”, que ofreció en su Semana Cultural. Habló de la regresión que sufrieron las féminas tras la sublevación militar y que acabaron con los avances alcanzados en la Segunda República, que se sucedieron a una velocidad vertiginosa, como los derechos al voto y a ser elegidas para cargos públicos, matrimonio civil, ley del divorcio o escuelas mixtas.

Marco dijo que hubo un “retroceso enorme” y se fijó como asignatura obligatoria “Ciencia Doméstica para las mujeres”, que se unificó junto a otras asignaturas domésticas como “Hogar”, que era obligatoria. Dijo que ello se resume en la frase “el niño mirará al mundo, la niña mirará al hogar”, que apareció en la revista “Consigna” de la Sección Femenina, rama femenina de la Falange Española y que, dirigida por Pilar Primo de Rivera, asumió un papel fundamental en la formación de las mujeres, que pretendía el adoctrinamiento y persecución de disidencias políticas y el control de la actividad educativa. Y les habló del Patronato de Protección a la Mujer, presidido por Carmen Polo, que vigilaba la moral y denunciaba cines, piscinas o locales de baile que se saltaban la rígida normativa de la iglesia. l