jueves 21/1/21

El banco de alimentos de Cáritas Ribeira se queda sin existencias tras el aumento de necesidades

La organización pide un esfuerzo adicional a los vecinos al iniciar su nueva campaña de recogida de productos en los supermercados
Dolores Álvarez posa delante de las estanterías vacías del banco de alimentos | Chechu
Dolores Álvarez posa delante de las estanterías vacías del banco de alimentos | Chechu

“Bajo mínimos de existencias”. Así señalan los responsables de Cáritas Ribeira que se encuentra su banco de alimentos. Su secretario, Manuel Mirás, precisa que la situación es consecuencia del esfuerzo que realizaron en la primera fase de la propagación del coronavirus para atender el incremento de familias que demandaban alimentos, y que dejó casi vacías las estanterías de sus dependencias. Aunque no se alcanzaron las cifras de familias necesitadas de la primera década de este siglo, cuando hubo más de 200 familias beneficiarias de sus ayudas, la nueva cifra no es nada desdeñable, pero antes las aportaciones a su banco de alimentos eran abundantes y se atendieron las peticiones sin problemas.

Mirás detalló que antes de la crisis derivada de la Covid-19 la cifra de familias que atendía Cáritas era de 133 y subió a 150, pudiendo atenderlas con las aportaciones altruistas de empresas y algún particular, que incluso donó cientos de kilos de patatas, además de la colaboración del Concello ribeirense con la compra de alimentos en un almacén. Pese a ello y a que la cifra de familias beneficiarias se redujo ligeramente hasta las actuales 145, las existencias se fueron agotando, sobre todo leche, aceite, azúcar, harina, pasta y arroz. Por ese motivo y dadas las necesidades existentes, Cáritas hace un llamamiento a la ciudadanía para que haga un esfuerzo adicional con motivo de su campaña anual de recogida de alimentos en la mayoría de supermercados de la ciudad, que se mantenderá hasta el día 20. 

Además, ayer se instaló delante del altar de la iglesia parroquial un cajón de gran tamaño para recoger donaciones de alimentos.De igual modo, desde Cáritas indicaron que también se pueden realizar donaciones en las cuentas que la entidad benéfica tiene abiertas en Abanca y BBVA, para atender las necesidades actuales y futuras, “pues no sabemos como va a venir el próximo año”, precisó Mirás. Esperan que, con las aportaciones que reciban, se pueda entregar a las familias necesitadas un buen aguinaldo navideño, en el que no falten turrones y dulces de época. De igual modo, repartirá vales entre sus beneficiarios para que puedan comprar otros alimentos perecederos para sus cenas de Nochebuena y comidas de Navidad.

Comentarios