Domingo 16.06.2019

La borrasca Miguel deja la caída de cascotes, uralitas y árboles y vientos de 114 kilómetros hora

Vecinos de Palmeira alertaron al mediodía de que saltaban chispas en un tendido eléctrico al inicio de la Rúa Norte

El temporal arrancó uralitas del tejado del edificio de la UAD en Ribeira | Chechu Río
El temporal arrancó uralitas del tejado del edificio de la UAD en Ribeira | Chechu Río

Se esperaba que la borrasca o ciclogénesis explosiva Miguel dejase un buen reguero de incidencia en la comarca barbanzana, y así lo fue, aunque no con unos efectos tan devastadores. De hecho, las rachas de viento más fuertes oscilaron entre los 74,3 kilómetros por hora registrados a la una de la tarde en la estación que Meteogalicia posee en Cespón y los 114,2 kilómetros que se alcanzaron a las dos y veinte de la tarde en el pico Muralla, destacando también las rachas de hasta 99 kilómetros por hora en Sálvora (12.20 horas) y los 86,4 de Corrubedo (14.00 horas).  En cuanto a las precipitaciones, no fueron tan abundantes como en fenómenos meteorológicos anteriores, pues a lo largo de la jornada no se superaron los 53 litros por metro cuadrado, pero hubo intervalos de tres horas en los que cayeron hasta 35 litros por metro cuadrado en algún punto de Ribeira, como fue la isla de Sálvora, y también en Boiro.

Entre las incidencias más destacables atendidas en Ribeira fueron a las 12.10 horas la caída de cascotes de cemento de las plantas tercera y cuarta de un edificio pegado al hostal Carolinas. Acudieron efectivos del GAEM y una dotación de los Bomberos de Ribeira que, ayudados con el camión autoescalera logró retirar los trozos desprendidos y saneó la zona afectada. Y poco antes de las cuatro de la tarde, el GAEM acudió a balizar delante de una de las fachadas de la UAD en Coroso y una zona aparcamiento en donde cayeron trozos de uralita del tejado de dicho edificio, y que posteriormente fueron retirados. Ese mismo equipo fue movilizado para retirar árboles o ramas caídas aceras de A Mámoa, Coroso, la residencia de mayores, Bretal, O Caramecheiro y Artes. Entre los árboles que fueron derribados por el viento se incluyó una higuera de unos 40 años de antigüedad en una propiedad privada de Bretal, que llegó a afectar a la carretera, pero que sus propietarios se encargaron de retirar cortándola con una motosierra. Y en Palmeira unos vecinos alertaron de que saltaban chispas en un tendido eléctrico situado al inicio de la Rúa Norte. Los Bomberos de Boiro acudieron a retirar un árbol que obstaculizaba una carretera en Carragueiros, así como otro en Cures y un tercero en la Avenida de Barraña, un poste en la parroquia de Santa María do Castro, y otro árbol en Palleiro (Rianxo). Y se registraron abundantes balsas de agua y desplazamientos y caídas de contenedores de basura.

Comentarios