sábado 11.07.2020

El centro social de Carreira fue objeto de vandalismo, con daños valorados en unos 30.000 euros

El nuevo edificio del centro sociocultural de la parroquia ribeirense de Carreira, que tiene pendiente la ejecución de la última fase de las obras proyectadas, sufrió un episodio de vandalismo que, según indicaron desde el Ejecutivo local

Los cristales de ventanas del centro social de Carreira sufrieron destrozos
Los cristales de ventanas del centro social de Carreira sufrieron destrozos

El nuevo edificio del centro sociocultural de la parroquia ribeirense de Carreira, que tiene pendiente la ejecución de la última fase de las obras proyectadas, sufrió un episodio de vandalismo que, según indicaron desde el Ejecutivo local que preside Manuel Ruiz, va a obligar a retrasar el inicio de esa actuación en el inmueble. Los daños registrados en esta instalación se producen en un momento en el que los trabajos proyectados estaban ya adjudicados y a punto de principiar.
Técnicos municipales estuvieron ayer pro la mañana inspeccionando los desperfectos, que incluyen destrozos en los cristales de la carpintería exterior, en el cuadro eléctrico, en el alumbrado de emergencia y también en mecanismos eléctricos como enchufes e interruptores. A falta de realizarse una valoración económica más concreta, una primera estimación establece en aproximadamente 30.000 euros los daños ocasionados. Desde el Ayuntamiento ribeirense indicaron que denunciará este “lamentable suceso” en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, para que se abra una investigación para tratar de determinar la autoría de esos hechos.
Fuentes municipales señalaron que ahora será necesario habilitar una partida económica por el importe referido para poder reparar los destrozos ocasionados antes de que la empresa adjudicataria, Fonsan Gestión y Construcción, S.L., pueda abordar las obras de conclusión del centro sociocultural de Carreira, por un importe superior a 213.000 euros.
Esta no es la única instalación municipal que fue objeto de actos vandálicos, pues hace unos años la Casa da Xuventude de Ribeira se convirtió en el objetivo de los gamberros, con destrozos en las vidrios de las ventanas, que incluso llegaron a recibir disparos, y pintadas en las paredes exteriores, entre otros destrozos. l

Comentarios