Lunes 19.11.2018

El Concello ribeirense cerrará una tienda si sigue incumpliendo la normativa sobre accesibilidad

Advierte que antes de introducir unas modificaciones ese negocio tenía una entrada que cumplía la legislación vigente.

La entrada a la tienda presenta un problema de accesibilidad   Chechu Río
La entrada a la tienda presenta un problema de accesibilidad Chechu Río

A raíz de las quejas recibidas en el Concello ribeirense en relación a los problemas de barreras arquitectónicas para acceder a un negocio de reciente apertura situado en el tramo peatonal de la Avenida Rosalía de Castro, que se hicieron públicas en este periódico, desde la Administración local han querido hacer varias puntualizaciones. En primer lugar, señala que se trata de un bajo comercial que hasta hace poco tenía una entrada en la esquina con la Rúa Ramón y Cajal que cumplía con la normativa de accesibilidad, pero que por criterios o intereses comerciales cambiaron la entrada de sitio, lo que ha provocado la nueva situación de imposibilidad de acceder para personas con movilidad reducida.
 

Desde el Ayuntamiento de Ribeira, que advierte que son los responsables de ese local han ejecutado una obra que ha convertido en inaccesible el acceso al mismo, indican que existe una ordenanza que regula el acceso a negocios y que exige que las rampas se hagan dentro de la propiedad del inmueble, pues de hacerse fuera, en la vía pública, puede suponer un obstáculo para viandantes, en general, invidentes u otras personas que posean alguna otra discapacidad. E inciden en la idea de que como el interés particular no puede prevalecer sobre los colectivos, los técnicos municipales ya han actuado en este sentido. De hecho, han formulado un requerimiento para que en diez días transcurridos desde la notificación oficial a sus responsables para que se restablezca la legalidad urbanística o de lo contrario el Concello se verá obligado a cerrar temporalmente dicho comercio, en tanto en cuanto no se restituya la legalidad.

Quienes se quejaron en el Concello señalaron que, según les indicaron en ese establecimiento, todas y cada una de las propuestas que se plantearon a la Administración local se encontraron con la negativa por respuesta o con trabas para su ejecución. Al parecer, hay una viga de la estructura del inmueble que impide rebajar el escalón y se habilite una rampa u otro elemento que elimine esa barrera arquitectónica. l

Comentarios