viernes 06.12.2019

Condenan a dos años y medio de cárcel al agresor de la secretaria de la Cofradía

También deberá indemnizarla con 105.933 euros por destrozarle un ojo de un puñetazo en el pósito pobrense
El mariscador Sergio García Sobrido durante el juicio en la sección sexta de la Audiencia de A Coruña | efe
El mariscador Sergio García Sobrido durante el juicio en la sección sexta de la Audiencia de A Coruña | efe

El mariscador Sergio García Sobrido fue condenado por la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña a una pena de dos años y medio de cárcel por un delito de lesiones graves contra la secretaria de la Cofradía de A Pobra do Caramiñal, a la que propinó un fuerte puñetazo que le destrozó un ojo.

Además, los magistrados también le condenan al pago de una indemnización a la secretaria valorada en 105.933,52 euros por los graves daños sufridos en el ojo.

Los hechos se remontan al 15 de junio de 2016 cuando Sergio García Sobrido se presentó visiblemente alterado en las oficinas de la Cofradía de A Pobra con el objetivo de hablar con el vigilante que le había abierto un expediente sancionador y que se le había notificado recientemente.

En el momento en el que la secretaria le atendía llegó el vigilante en cuestión y nada más verlo le dijo que “coma teña que pagar eses cartos, vanche saír do lombo”, en alusión a la sanción que se le había puesto.

En un primer momento parecía que se marchaba de las dependencias, pero dio media vuelta y accedió al lugar reservado para los trabajadores donde se encontraba la secretaria, junto a otro trabajador y el vigilante, contra quien comenzó a lanzar patadas y puñetazos.

Ante el cariz violento de la situación, tanto la secretaria como el otro trabajador se levantaron de sus asientos con la intención de separarlos y parar la pelea. Cuando lo consiguieron, el otro empleado acompañó al acusado hasta la puerta quedando el vigilante en el interior de la oficina y cuando pensaban que ya se había calmado la situación, se dirigió de nuevo al vigilante y le lanzó varios puñetazos, uno de los cuales le rozó el labio.

Al tratar de esquivar uno de los golpes, el puño del ahora condenado impactó en el ojo derecho de la secretaria, quien comenzó a sangrar y cuando los otros dos trabajadores acudieron a atenderla recibieron patadas y golpes. Siempre según la versión de la sentencia, Sergio García solo cesó su actitud ante los gritos del compañero de trabajo de la secretaria y antes de marcharse les dijo que no había sido nada.

Como consecuencia de ello, la secretaria sufrió una perforación ocular por estallido del globo, recibiendo tratamiento médico y quirúrgico. De estas lesiones tardó en curar 359 días que le dejaron secuelas importantes como la pérdida de visión en el ojo derecho, además de un perjuicio estético moderado consistente en ojo atrófico y que la limitan parcialmente para la realización de su actividad profesional como adminsitrativa.

Por otra parte, Sergio García Sobrido también fue condenado de dos delitos leves por las agresiones al vigilante y al otro trabajador a una pena de dos meses de multa con una cuota de 9 euros por cada uno de los delitos.

Asimismo, deberá indemnizar a la cofradía con 22.382,22 euros. El ahora condenado todavía puede interponer recurso de apelación si está en desacuerdo con la sentencia.

Comentarios