miércoles 18.09.2019

Condenan a un pobrense a 4 años y 3 meses de prisión por intento de asesinato, pero no irá a la cárcel

La pena se redujo sobre los 9 años que solicitó la Fiscalía, por la drogadicción del acusado y la reparación de daños

Óscar B.O., ayer en el juicio en la sección compostelana la Audiencia Provincial
Óscar B.O., ayer en el juicio en la sección compostelana la Audiencia Provincial

El pobrense Óscar.B.O., apodado “O Bomba”, de 29 años, fue condenado ayer a cuatro años y tres meses por un delito de tentativa de asesinato ocurrido el 8 de abril del año pasado, por propinarle varias puñaladas a otro individuo, D.S.O., que le había vendido cocaína falsa, y al que le prohibe acercarse  a menos de 300 metros durante ese periodo. Ello rebaja de manera considerable los nueve años de prisión que solicitaba la Fiscalía por esos hechos, y esa reducción fue fruto de un acuerdo de conformidad alcanzado entre su abogado defensor y la representante del Ministerio Público. De igual modo, el letrado consiguió que la sección compostelana de la Audiencia Provincial acordase que se suspenda el cumplimiento de la pena, algo que estará condicionado a que no vuelva a delinquir durante cinco años y que sacuda a un programa o tratamiento de desintoxicación. Como consecuencia de ello, el procesado quedará en libertad y no tendrá que regresar en la cárcel, en donde estuvo desde el 10 de abril del año pasado en prisión preventiva y desde donde fue trasladado ayer para la celebración del juicio.


Así ocurrió en la vista oral celebrada ayer en la capital gallega y en la que para dicha reducción de condena, se aplicaron los atenuantes de drogadicción que sufría el acusado, algo que se pudo acreditar, con dependencia de cocaína durante varios años, y la reparación de daños, al haber abonado ya a la víctima la cantidad de 5.000 euros que la Fiscalía le solicitó en concepto de indemnización, tal y como explicó el abogado defensor, Diego Reboredo, al rematar el juicio.

“La toxicomanía ya se daba en el hecho, porque había una transacción de droga, que estaba muy adulterada, y mi cliente que es adicto a esa sustancia reaccionó como reaccionó, por lo que creemos que está acreditada la dependencia que esta persona tenía”, subrayó el letrado. El acusado ya comenzó a acudir a un tratamiento para su dependencia a la cocaína en su estancia en prisión preventiva y a partir de ahora tendrá que continuar con el programa en un centro, que remitirá informes mensuales. En caso de que haya un resultado positivo en tóxicos o se ausente de las citas programadas se le podría revocar la libertad y tendría que cumplir la pena de cárcel impuesta.


Cabe recordar que los hechos que se le atribuyen, y que el acusado acabó reconociendo, ocurrieron cuando Óscar B.O., le dio 15 euros a la víctima, D.S.O., a cambio de lo que creía que era cocaína, pero al percatarse de que la sustancia no era esa droga, regresó a por el camello a la Rúa Gavoteira, en donde le abordó por la espalda y le propinó varias puñaladas mientras lo agarraba por el cuello. Tras lograr que le devolviese el dinero, se marchó del lugar de la agresión abandonando al herido, que fue auxiliado por policías locales tras el aviso de una persona que vio a D.S.O. andando por la calle y sangrando, por lo que precisó asistencia hospitalaria urgente y, de no ser atendido a tiempo, posiblemente haría perdido la vida.

Comentarios